sábado, 31 de octubre de 2015

Los trastornos del sueño exacerban la disfunción en el Alzheimer



Los cambios químicos en las células cerebrales causados ​​por el jet-lag, o por los trastornos del sueño, pueden influir en el aprendizaje y pérdida de memoria en la enfermedad de Alzheimer, según un estudio publicado en el Journal of Alzheimer’s Disease (Revista de la Enfermedad de Alzheimer).
Muchos adultos mayores notan cambios en su sueño, pero estas alteraciones son más frecuentes y tienden a ser más graves en la enfermedad de Alzheimer.
Los problemas del sueño afectan a las personas con enfermedad de Alzheimer que incluyen la incapacidad para dormir y los cambios en el horario de sueño. La razón de esto todavía no se entiende completamente.
Las personas con Alzheimer pueden despertar más a menudo y permanecer despiertos más tiempo durante la noche. Estudios de las ondas cerebrales muestran descensos en ambas fases del sueño, soñando y no soñando.
Las personas pueden sentir sueño durante el día, pero no pueden dormir por la noche, y pueden ser inquietos o agitados durante la tarde o al anochecer.
Los expertos estiman que las personas en las últimas etapas de la enfermedad pasan alrededor del 40% de la noche en vela y una parte significativa del día lo pasan durmiendo. Algunos experimentan una reversión completa del patrón de sueño de costumbre – día y noche.
Si bien los cambios del sueño son más comunes en la etapa avanzada de la enfermedad, como que también se han observado en las primeras etapas.
Ya sea que la falta de sueño acelera la enfermedad de Alzheimer o viceversa no está claro, pero los hallazgos actuales sugieren que es la alteración del sueño que acelera la pérdida de memoria.

Trastornos del sueño afectan el rendimiento en tareas

Investigadores de la Universidad de California en Irvine (UCI), han llevado a cabo investigaciones en ratones que muestra por primera vez que las interrupciones del sueño del ritmo circadiano de alteración en el ciclo día-noche del cuerpo promueven problemas de memoria y alteraciones químicas en el cerebro.
El equipo, dirigido por el profesor de ingeniería biomédica de la UCI, Gregory Brewer, espera que la aplicación clínica de este hallazgo pueda conducir a un mayor énfasis en la gestión de los hábitos de sueño de las personas en riesgo de enfermedad de Alzheimer y las personas con deterioro cognitivo leve.
Para examinar la relación entre el aprendizaje, la memoria y trastornos circadianos, el equipo alteró los patrones de luz-oscuridad normales con un acortamiento de 8 horas del periodo de oscuridad cada 3 días para ratones jóvenes con la enfermedad de Alzheimer y para ratones normales.
El desfase horario de actividad resultante fue muy reducido en ambos grupos de ratones. En las pruebas de laberinto de agua, modelos de ratones con Alzheimer tenían problemas de aprendizaje significativos en comparación con los modelos de ratones con Alzheimer que no fueron expuestos a las variaciones de luz-oscuridad, y con los ratones normales en la fase de jet-lag.
En los estudios de seguimiento de tejido, se encontró el jet-lag pudo causar una disminución en los niveles de glutatión en las células cerebrales de todos los ratones. Estos niveles son mucho más bajos en modelos de ratón con la enfermedad de Alzheimer y correspondían a los malos resultados en las pruebas de laberinto de agua.
El glutatión es un antioxidante importante que ayuda a prevenir el daño a los componentes celulares esenciales. Deficiencias de glutatión producen cambios redox -reducción de oxidación- en las células del cerebro. Las reacciones redox implican la transferencia de electrones, lo que conduce a alteraciones en el estado de oxidación de los átomos y pueden afectar el metabolismo cerebral y la inflamación.
El Prof. Brewer describe que la aceleración del estrés oxidativo es un componente vital en la pérdida de aprendizaje y la memoria relacionada con el Alzheimer, y señaló que los tratamientos farmacológicos potenciales podrían apuntar a estos cambios en las reacciones redox.
Y concluye:
“Este estudio sugiere que los médicos y cuidadores deben añadir buenos hábitos de sueño para el ejercicio regular y una dieta saludable para maximizar la buena memoria.”
Los estudios han encontrado que los medicamentos para dormir generalmente no mejoran la calidad del sueño en general para los adultos mayores, y algunos pueden causar efectos secundarios graves.
Algunas sugerencias no farmacológicas para ayudar a las personas con Alzheimer a dormir:
  • Horarios regulares para comer y dormir;
  • El ejercicio diario, pero no dentro de las 4 horas anteriores de acostarse;
  • Asegurar que el dormitorio tenga una luz tenue de noche y una temperatura agradable;
  • No permanecer en la cama durante la vigilia; utilizando la cama sólo para dormir.

Fuente: Medical Spress
Publicar un comentario en la entrada