lunes, 23 de junio de 2014

8 señales de que tú estás bajo ataque espiritual


Hubo un momento en que alguien que sufría de un ataque al corazón tenía pocas posibilidades de sobrevivir, porque él o ella no sabían lo que estaba pasando y no hicieron caso de los síntomas hasta que ya era demasiado tarde.
Los avances médicos comenzaron a identificar las señales de advertencia comunes, tales como el malestar y la presión en el centro del pecho, dolor en uno o ambos brazos, y falta de aliento.
La difusión del conocimiento de los signos de alerta ha incrementado en gran medida la tasa de supervivencia de las víctimas de ataques cardíacos.
De manera similar, muchos cristianos parecen estar sorprendidos por los ataques espirituales. Cuando se trata de un ataque espiritual, es crucial reconocer las señales de peligro para la supervivencia:
1. Pérdida del deseo espiritual. El objetivo de cualquier ataque espiritual es apartarte de lo que Dios quiere hacer en su vida.
Por eso, la primera señal de advertencia de ataque es una pérdida de deseo espiritual. No vivimos por sentimientos solamente, pero hay una diferencia entre hacer algo más que por obligación y hacer algo porque te deleitas en ello.
Cuando te deleitas en el Señor, nada más se compara. Alguien apasionado por Dios encuentra placer en las cosas de Dios.
2. Fatiga física. La segunda señal de alerta es la fatiga física. Sé que no suena muy espiritual, pero tenga en cuenta que los seres hemos sido creados, alma y cuerpo. Si mi cuerpo es débil, permite cosas en mi mente (alma), y permite cosas que afectan negativamente a mi espíritu.
Muchas veces nos enfrentamos a nuestros mayores ataques justo antes de una gran promoción o justo después de una gran victoria. Tenga en cuenta cuando va a través de ello, un ataque bien podría ser una indicación de que usted está a punto de ser promovido o simplemente porque tuvo una gran victoria.
3. La falta de ataque. “La tercera señal de que usted está bajo ataque es un “una falta de ataque.”
Hay momentos en que parece que todos los recursos se secan al mismo tiempo. Los ataques de los enemigos son para que pongas tus ojos fuera de Dios y los pongas en el dinero.
Si él puede conseguir que te preocupes en lugar de que le adores, usted comenzará a tomar decisiones basadas en la oportunidad en lugar de la unción.
Recuerde siempre que hay dos veces en su vida cuando usted es especialmente vulnerable a la tentación: cuando no tienes nada, y cuando tienes todo.
Manténgase cerca de Dios, tanto en los tiempos buenos como en los malos momentos.
4. Vida de oración débil. La cuarta señal de que usted está bajo ataque espiritual es una vida de oración debilitada. “¿No habéis podido velar conmigo una hora?” preguntó Jesús a sus discípulos. Entonces Él les dijo: “Velad y orad, para que no entréis en tentación.
El espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:40-41).
5. Sentirse abrumado e impotente. ¿Se siente abrumado por las circunstancias? Eso podría ser una señal de que usted está bajo ataque. La palabra circunstancia proviene de dos palabras: circunstancias (rodear) y la posición (de pie). En otras palabras, usted está de pie rodeado de lo que está pasando. No pasará mucho tiempo para que los sentimientos de estar abrumado lo lleven a la desesperanza.
La Biblia dice: “La esperanza que se demora es tormento del corazón” (Prov. 13:12). También nos dice: “La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1).
Si el enemigo puede llegar a hacer que tú pierdas la esperanza, él podrá conseguir que dejes de vivir por la fe.
6. Los viejos hábitos y estilos de vida vuelven a surgir. La sexta señal de que usted está bajo ataque espiritual es que las iniquidades antiguas comienzan a resurgir en su vida.
¿Qué es un pecado? Algunos consideran iniquidades a esos viejos hábitos que tu alma quiere echar mano cuando las cosas no van a su manera, cosas que complacen la carne. Si esto comienza a suceder, no ignores la convicción de advertencia del Espíritu Santo.
7. Apartándose de las relaciones divinas. Cuando las iniquidades antiguas comienzan tentándolo, el siguiente signo de ataque espiritual seguramente será alejarse de las relaciones santas. Mire a su alrededor. ¿Ha salido de tener relaciones con la gente en la iglesia o con la gente en su grupo pequeño?
¿Sus amigos se ocupan más de la carne que del Espíritu? Si es así, usted está tropezando todo el campo de batalla y el enemigo tiene un objetivo en la cabeza.
8. Los 5 “no hagas” para romper el ataque del enemigo. Una vez que hayas tomado una posición contra el ataque del enemigo, aquí están cinco “Por qué no tienes que hacer” que debe recordar.
◦ No olvide quien lo hizo. Dios te creó con tormentas en la mente. Él te ha equipado y podrás vencer a través de él.
◦ No abandones a la hora y lugar de la oración. Hay dos cosas que son vitales para una vida de oración exitosa: un tiempo de oración y un lugar de oración.
◦ No abandones el lugar de poder. Su iglesia es un lugar de poder.
◦ No abandones el poder de la asociación. Es bueno estar cerca de personas que han vivido más tiempo, que han hecho más y pueden dar un consejo sabio.
tú estás bajo ataque espiritual◦ No se desconecte de la protección pastoral. Muchas veces he visto a gente bajo ataque a quien yo quería estar de cerca y ayudar, pero se negaron.
No espere hasta que el enemigo te esté rompiendo en pedazos para buscar la ayuda de aquellos que tienen un papel pastoral en su vida.
¡Si usted está bajo ataque, puede armarse en contra de los planes del enemigo, equiparse para luchar y ganar!
Tomado de : Ministerio Sanando la tierra.
Publicar un comentario