sábado, 26 de abril de 2014

REFLEXION PARA HOY

Gálatas 6:10 ‘Hagamos el bien a todos, especialmente a aquellos que pertenecen a la familia de los creyentes’. 


Amados: me llama mucho la atención este versiculo ya que muchos no lo aplicamos a nuestra vida creyendo que Dios no nos va a pedir cuentas por ello. Si analizamos nuestra vida diaria veremos que en lugar de utilizar los servicios de nuestros hermanos en Cristo para ayudarles en sus necesidades le damos el dinero a ganar a otros que lo van a utilizar en cosas que no agradan a Dios. 

Es tan fácil desodedecer a Dios, que ni nos damos cuenta de que toda desobediencia a Dios es pecado.  Yo pregunto a quien le paga usted para los servicios que utiliza, porque nuestros hermanos tienen diferentes profesiones y se desenvuelven en diferentes áreas. Cuando ayudamos a un hermano utilizando sus servicios estamos contribuyendo a que el 10% de lo que gana con nosotros sea destinado a la obra de Dios. Tambien debemos ayudar a aquellos hermanos que no nos pueden prestar ningun servicio porque es labor de la iglesia dar de comer al hambriento y vestir al desnudo.

Jesús dijo que todo lo que hicieramos con cualquiera de sus hijos no quedaría sin recompensa. Es decir que recibiremos recompensa por ayudar a nuestros hermanos en la fe.

Sin embargo algunos se abstienen de utilizar los servicios de sus hermanos por el mal testimonio de algunos que no aplican lo que dice Colocenses 3:23  Y todo lo que hagais hacedlo de corazón como para el Señor y no para los hombres porque a Cristo el Señor servimos.

Debemos dar testimonio en todas las areas de nuestra vida, nuestro trabajo debe ser mejor que el de los impíos, debe ser de excelencia para no ser de tropiezo y para que nuestros hermanos no duden en utilizar nuestros servicios, la luz que está en nosotros debe reflejarse.

Por último les invito a poner en practica este mandamiento para que seamos bendecidos.


Publicar un comentario