viernes, 4 de octubre de 2013

REFLEXION PARA HOY

Hijo, deseo que poseas todas Mis promesas y que todos Mis recursos sean los tuyos. Mis promesas hablan de Mi carácter, del amor del Padre y de Su justicia. La búsqueda de su cumplimiento aumenta tu fe y el conocimiento de Mi Gracia. La esperanza en Mi venida a buscarte purifica tu corazón y te fortalece. La espera en alcanzar Mis promesas desarrolla Mi paciencia en ti y te transforma en un guerrero silencioso donde estableces Mi reino donde vayas. Pero lo más importante es que en ESA espera eres transformado por Mi Espíritu a Mi imagen. No dejes de proclamarlas, Jesús. CONFESIÓN: Hoy declaro en alta voz que confío en las promesas de Dios. En ellas espero y pongo mi paciencia. El que promete es digno de confianza y mi esperanza en su cumplimiento purifica mi corazón. Cristo es la substancia de mi espera. Amén. Referencia Bíblica: Salmos 77:8-14; Hechos 2:39; Gálatas 3:29; Efesios 3:6; Hebreos 6:17, 10:36, 6:12; 1Juan 2:25; 2 Corintios 7:1; 2Corintios 1:20,7:1; 2 Pedro 1:4; 3:13; 1 Juan 3:2-3 Fuente: Palabras del Cielo.
Publicar un comentario