miércoles, 6 de marzo de 2013

Mujeres ante una crisis de representación

Por
Joan Erakit entrevista a JULIE BURTON, del Women’s Media Centre

NACIONES UNIDAS, 4 mar (IPS) - Que las mujeres estén poco representadas en la industria de los medios de comunicación debería sorprender a pocos. La severidad de este desequilibrio y sus consecuencias, sin embargo, son menos obvias. Estas desigualdades fueron objeto de una investigación del Women’s Media Centre (WMC).

El informe anual 2013 del WMC, "The Status of Women in the U.S. Media" (El estatus de las mujeres en los medios de Estados Unidos) también sugiere maneras de abordar estas disparidades.

El reporte fue compilado por Diana Mitsu Klos, estratega de medios, y debería servir como "un llamado de alerta para la industria de los medios, y para los consumidores, en cuanto a que no estamos viendo, oyendo o leyendo la historia completa", dijo a IPS la presidenta de WMC, Julie Burton.

La entidad que dirige considera que, para proteger la cultura democrática, las audiencias tienen que entender la gravedad de este problema, y que una representación desigual de mujeres en el periodismo y las demás áreas de la comunicación hace más difícil brindar perspectivas justas y diversas sobre los hechos.

WMC trabaja para superar la persistente brecha de género, capacitando a mujeres para que estén listas para trabajar en los medios, controlar el sexismo y las prácticas injustas, además de organizar campañas y peticiones para que quienes están en el poder asuman su responsabilidad.


Burton dialogó con IPS sobre las conclusiones del informe y sobre los desafíos que enfrenta la industria de los medios de comunicación.

IPS: ¿Qué relación hay entre diversificar los medios de comunicación y construir una democracia sana?

JULIE BURTON: Sabemos que las mujeres constituyen más de la mitad de la población, pero en los medios no las vemos ni las oímos en igual cantidad que a los hombres. Hay una crisis de representación para las mujeres. Esto también ocurre con las personas que no son de raza blanca, que para el año 2050 también serán mayoría en este país.

Al decidir quién habla, los medios definen la historia que nos transmiten. También presentan una imagen de cuál es nuestro rol en la sociedad. Queremos que los medios relaten la historia completa, y que todos nos beneficiemos de eso. También es una cuestión de credibilidad. Si queremos una democracia sana, nuestros medios y nuestra sociedad deben representar plenamente las voces y las contribuciones de todos y todas.

IPS: Cuando una mujer se gradúa de la universidad y obtiene un título de periodista pero no consigue trabajo en esa área, ¿qué cree usted que está ocurriendo? ¿Se alienta a las mujeres a postularse a empleos periodísticos?

JB: El informe muestra que las mujeres están obteniendo empleos en relaciones públicas y publicidad, y eso es una buena noticia. Pero en lo relativo a los puestos en la sala de prensa, el desafío continúa. La inserción laboral no solo tiene que ver con el talento, sino también, a veces, con a quién conoces. Esos contactos y redes importan.

Tenemos la esperanza de que las mujeres jóvenes no se desalienten demasiado y continúen buscando oportunidades en el periodismo. Además, la industria de las noticias en su totalidad se está reduciendo, dado que cada vez más personas se informan electrónicamente. Pero las mujeres de todos modos continúan esforzándose por lograr la igualdad en las plataformas de medios en Internet.

IPS: La actual industria mediática, ¿es diversa y apoya a las mujeres?

JB: En este momento, 96 por ciento de todos los puestos influyentes en las empresas estadounidenses, incluidos los medios, son ocupados por hombres. Podemos y debemos mejorar ese aspecto. Hemos avanzado, pero todavía queda mucho por hacer.

Los medios de comunicación son una de las fuerzas más poderosas en nuestra cultura y nuestra economía. Nos dicen quiénes somos y qué podemos ser. Necesitamos asegurarnos de que quién defina nuestra historia, quién la cuente y de lo qué se trate represente a mujeres y hombres por igual.

IPS: ¿Cree usted que nuestra sociedad toma más en serio la opinión de un hombre que la de una mujer? ¿Es cuestión de credibilidad o de preferencia?

JB: La semana pasada celebramos la presentación del documental "Makers – Women Who Make America" (Hacedoras: Mujeres que hacen Estados Unidos), que relata cómo las mujeres han moldeado a Estados Unidos en los últimos 50 años y habla de las mujeres visionarias y revolucionarias que escribieron nuestra historia colectiva.

Hemos logrado avances, pero tenemos un largo camino por recorrer. La mala noticia a propósito de mujeres y medios es que, aunque sabemos que ellas constituyen más de la mitad de la población, no las vemos ni oímos en igual cantidad que a los hombres.

Esto implica divisiones según el género, y se reflejan en las fuentes citadas en los reportes, en las mujeres que están delante y detrás de cámara.

A las mujeres nos llevó 144 años de duras luchas obtener el derecho al voto. Como dijo Frederick Douglass, "el poder no concede nada sin una demanda". Y los hombres han ostentado prácticamente todo el poder en nuestra sociedad durante mucho tiempo. Eso está cambiando, pero con demasiada lentitud. El Women’s Media Centre trabaja se esfuerza mucho para que el statu quo valore por igual las voces de mujeres y hombres.





Publicar un comentario