viernes, 23 de noviembre de 2012

EJERCICIOS PARA DEJAR DE RONCAR

Estos ejercicios para dejar de roncar ayudan a fortalecer los músculos de la garganta, lo que reduce la piel suelta y colgante (tejido blando) que puede conducir a la vibración, y por lo tanto, a roncar.



Los objetivos de los ejercicios para dejar de roncar y tonificar los músculos de la garganta son:

• Recuperar la fuerza muscular de la garganta

• Mantener abierto el canal de aire

• Permitir que el aire fluya a los pulmones sin ninguna obstrucción

Ejercicios simples para dejar de roncar que ayudan a fortalecer y tonificar los músculos de la garganta pueden ayudar a aliviar los ronquidos y, en algunos casos, realmente deshacerlos por completo. Aquí hay tres ejercicios sencillos:


Para aumentar la fortaleza de la garganta / tonificar los músculos de la garganta:

1) Tomar un lápiz y sostenerlo entre los dientes por un máximo de 5 minutos. La empuñadura debe ser firme, pero no es dolorosa en absoluto.

2) Con un dedo presione suavemente contra su barbilla durante unos minutos (no más de 3).

3) Presione la lengua contra la hilera inferior de los dientes durante unos cinco minutos.

Estos ejercicios deben realizarse justo antes de acostarse, y no debe haber exceso de tensión. De ninguna manera tiene que ser una experiencia dolorosa!

El objetivo es simplemente volver a entrenar algunos de los músculos de la garganta que han perdido su fuerza a través de una variedad de factores, incluyendo la edad en sí.

Cualquiera o todos los ejercicios anteriores deben ayudar a apretar los músculos del cuello, y por lo tanto conducir a menor cantidad de vibraciones en las vías respiratorias (ronquidos).

Ejercicios adicionales que ayudan a tonificar el cuerpo en general también puede ayudar con los ronquidos.

Hay una serie de factores, sin embargo, que determinará si la grasa reunida alrededor del cuello en realidad va a reducirse: si un individuo está genéticamente predispuesto a adquirir grasa en esa zona podría durar bastante tiempo.

Sin embargo, una cierta mejora en el tono muscular debe conducir a mejorar la condición de roncador; al menos, tal vez, en la reducción del ruido. Si bien esto no puede ser la solución ideal, puede ser un paso en la dirección correcta.
Fuente: Revista Plenitud


Publicar un comentario