lunes, 7 de mayo de 2012

ESTAMOS EN LA RECTA FINAL

La República Dominicana celebrará sus elecciones presidenciales el próximo 20 de Mayo del año en curso y los partidos realizan su acostumbrada campaña, con sus spots publicitarios, caravanas, y muy pocos debates.

Casi nunca me gusta referirme a asuntos políticos, pero como dominicana que soy, considero que al igual que todos los dominicanos, tengo una cuota de responsabilidad de lo que sucede en mi país.

Muchos no votan porque las ofertas no les convencen, pero es un error no acudir a las urnas, porque es un deber de todos, es cumplir con un compromiso en la tierra, y nuestro Señor nos manda a cumplir con las leyes de la tierra.

Estas elecciones son diferentes porque hay una polarización de fuerzas: de un lado el Partido de la Liberación Dominicana, con un candidato que tiene muy claro en su mente lo que esta nación necesita para continuar su desarrollo, y establecer los mecanismos para erradicar los males que aún nos afectan. Presenta un plan de gobierno bien estructurado, bien estudiado, fruto quizás de años de estudio y observación, adjunto a la práctica que posee en el manejo de la cosa pública.

Este candidato se maneja muy bien, sus gestos, su lenguaje corporal muestra que siente lo que dice, y que sus intenciones son buenas (De la abundancia del corazón habla la boca y tal como son sus pensamientos el tal es).

Por demás está decir que no han podido atacarle, porque no tiene cola que le pisen. Es buen esposo, buen padre y un buen ciudadano. De origen humilde y criado en un hogar con fundamentos cristianos, pensamos que en la actualidad representa la mejor opción. Esto así por las condiciones antes mencionadas y porque aún algunos candidatos muy buenos de partidos minoritarios no tienen oportunidad de ganar.

Del otro lado se presenta un candidato que ya ocupó la presidencia de la república con resultados funestos para el país, un candidato que dice con orgullo que El es el mismo, que no ha cambiado, un candidato que habla sin mesura, y que actúa por impulso, podría decirse que yerra cada vez que abre la boca. En las oportunidades que ha tenido ha respondido de forma vaga a los cuestionamientos que se le han hecho, no tiene claridad en lo que piensa hacer, y el que no sabe hacia dónde va no llega a ninguna parte. Los destinos de una nación es cosa muy seria que no debe dejarse a la improvisación.

Hacemos un llamado al pueblo a reflexionar, a ponerse en oración para que nuestro Señor y Salvador Jesucristo le dirija al momento de votar. Necesitamos que nuestro país siga adelante y nosotros somos con nuestro voto los que decidimos.

Nuestro querido amigo, el licenciado Pedro Corporán Cabrera, presidente del Partido de Unidad Nacional (PUN), abrazó la causa del Licenciado Danilo Medina, porque entiende, como también lo considerarán ustedes si evalúan en forma eficaz, que es la mejor respuesta que necesita la República Dominicana, su partido está en la casilla número 20 con Danilo y Margarita como candidatos.

Si quieres ayudar a tu país, ve a votar y vota por el mejor.



Publicar un comentario