jueves, 8 de marzo de 2012

Los ronquidos infantiles pueden causar problemas de conducta

Por Amy Norton

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los niños pequeños que roncan mucho o sufren otros problemas respiratorios nocturnos tendrían alto riesgo de padecer trastornos conductuales y emocionales más adelante, señala un estudio.

La investigación, publicada en Pediatrics, no es la primera en asociar ambos desórdenes. "No inventamos esa relación", aseguró la autora principal, Karen Bonuck, de la Escuela de Medicina Albert Einstein, Nueva York.

Pero aclaró que es el estudio más grande realizado hasta ahora, en el que se siguieron más de 13.000 niños hasta los siete años de edad.

Según informaron los padres, el 45 por ciento de esos niños no tuvo problemas respiratorios nocturnos, mientras que el resto desarrolló algún síntoma en la infancia o la niñez.

El 8 por ciento reunió las características de lo que los autores consideraron el grupo más grave, con un pico de síntomas respiratorios entre los dos y tres años que, luego, se mantuvieron.

El equipo de Bonuck observó que los niños que en algún momento habían tenido un desorden respiratorio al dormir eran más propensos a padecer síntomas de problemas conductuales o emocionales, como trastorno del déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o ansiedad.

Un 13,5 por ciento tuvo esos síntomas a los siete años, comparado con un 8 por ciento de los participantes sin alteraciones respiratorias nocturnas.

El riesgo más alto se registró en el grupo con síntomas respiratorios más graves. A los siete años, casi el 18 por ciento de esos niños tenían signos probables de trastornos emocionales o conductuales.

El equipo no pudo asegurar que todos esos niños tenían un trastorno definido, como TDAH, ya que Bonuck explicó que los resultados surgen de los cuestionarios que respondieron los padres y no de una evaluación médica exhaustiva. No hay certeza de que los problemas respiratorios hayan sido sean la causa directa.

Pero Bonuck comentó que el equipo tuvo en cuenta varias variables que influyen en esa relación, como el ingreso y la educación de los padres, la etnia, el peso al nacer y si las madres habían fumado durante el embarazo.

"Aun tras considerar todas esas variables, el efecto del desorden respiratorio al dormir fue el más sólido", dijo Bonuck.

Por ejemplo, en el grupo de niños con los problemas más graves, el desorden respiratorio al dormir estuvo asociado con un 72 por ciento más riesgo de desarrollar síntomas conductuales y emocionales a los siete años de edad, aun tras considerar otros factores.

"Esto proporciona una prueba sólida de que los síntomas (respiratorios) que estudiamos podrían promover esos síntomas conductuales y emocionales", concluyó la autora, que recordó también que "los trastornos emocionales y conductuales son multifactoriales".

Por eso, aconsejó que los padres "no entren en pánico" y que ante cualquier preocupación, consulten al pediatra.

Para el doctor Sanjeev V. Kothare, director médico interino del Centro de Trastornos Pediátricos del Sueño del Hospital de Niños de Boston, "(el estudio) halló lo que intuíamos".

Kothare, que no participó del estudio, coincidió en que los padres deberían consultar al pediatra si sus hijos roncan.

Recordó que la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) recomienda que los pediatras controlen si sus pacientes roncan y que, si es necesario, los deriven a un centro especializado en el estudio del sueño.
Fuente:Medline Plus
Publicar un comentario