viernes, 25 de noviembre de 2011

Cuando Dios no sana - verdades complejas del reino de Dios


1 Corintios Capítulo 12, hemos predicado anteriormente acerca de este pasaje. Quiero darle un giro diferente como ustedes saben, la Biblia es multifacética y usted puede predicar de un solo versículo 100 veces y nunca sale lo mismo. Dios siempre da otras perspectivas y otras cosas. Y esto quiero abordarlo de una forma diferente a como lo he abordado antes. Dice aquí:

“… No quiero, hermanos, diría de la Congregación León de Judá, no quiero que ignoréis acerca de los dones espirituales…”

Dios no quiere que ignoremos acerca de los dones espirituales. Sabe, voy a resistir la tentación de ya mismo tocar algo ahí de ese punto mismo. Déjeme leerlo y después entonces quizás me acordaré de volver hacía allá atrás. Dice:

“… Ustedes sabe que cuando eran gentiles se les extraviaba llevándolos ─como en verdad se les llevaba─ a los ídolos mudos, por tanto les hago saber que nadie que hable por el espíritu de Dios llama anatema a Jesús y nadie puede llamar a Jesús Señor si no es por medio del Espíritu Santo. Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios pero el Señor es el mismo, y hay diversidad de operaciones pero Dios que hace todas las cosas en todos, es el mismo.

Pero a cada uno le es dada la manifestación del espíritu para provecho, es decir, para cosas constructivas, para beneficios, porque a este se le da por el espíritu palabra de sabiduría, a otro se le da palabra de ciencia, según el mismo espíritu, y otro fe por el mismo espíritu. Y a otro dones de sanidades por el mismo espíritu, a otro el hacer milagros, a otra profecía, a otro discernimiento de espíritu y a otros diversos géneros de lenguas, y a otro la interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo espíritu repartiendo a cada uno en particular como a él ─ yo iba a decir como a él le da la gana, como él quiere, dice aquí. porque así como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros pero todos los miembros del cuerpo siendo muchos son un solo cuerpo, así también es Cristo. Porque por un solo espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, esclavos o libres y a todos se nos dio a beber de un mismo espíritu…”

Bendiga el Señor su santa palabra. Sabe por qué yo he escogido este texto esta mañana y este tema? Porque he estado pensando ya hace muchos meses de hecho, y es uno de los temas de mi pastorado siempre y de esta Congregación, de cómo comunicar a nuestro pueblo, qué es Congregación León de Judá, y qué es lo que su pastor principal, este servidor, cree acerca de temas como los dones del Espíritu Santo, la experiencia pentecostal, la sanidad, la guerra espiritual, la liberación, la prosperidad, la justicia social, el involucramiento político, tantos diferentes temas que son complejos de explicar y que nuestra iglesia no ocupa una posición totalmente evidente y definida, aunque es definida pero no es como que nosotros somos una iglesia netamente pentecostal de hueso colorado, como dicen por ahí, pero tampoco somos una iglesia meramente evangélica que no le da lugar a los dones del Espíritu Santo y creemos en la experiencia pentecostal.

Y muchas veces eso causa confusión en las personas porque no saben qué es lo que somos. Entiende a qué me refiero? Muchas veces yo sufro por eso porque pienso que siempre he visto a través de los años personas que vienen a Congregación León de Judá y es más muchas veces yo sufro, no tanto de los que vienen de fuera, aunque a veces eso es un hecho, pero muchas veces aún de personas que han conocido al Señor Jesucristo aquí en León de Judá, y han tenido su primera experiencia pentecostal aquí en León de Judá, y han comenzado a moverse en los dones del Espíritu Santo y en el poder sobrenatural aquí en León de Judá, y han adquirido una mentalidad sobrenatural aquí, y llega un momento en que como que el discípulo quiere más de lo que el maestro está dispuesto a darle, y entonces se sienten como que ya el maestro les queda corto y pequeño y entonces se sienten incómodos dentro del marco que la Congregación permite o establece, o cultiva y entonces como que quieren algo más pero el pastor no lo está dando.

Se hacen más pentecostales que el mismo pastor, según ellos lo perciben. Y entonces, son como toros que están enjaulados y quieren romper el cerco e ir a otro nivel, y miral al pastor sentado como animalitos descuidados que no le están dando y por qué el pastor no hay más fuego, y por qué cada servicio no es un salpafuera, con todo el mundo saltando y profecía por aquí, esto por allá. Y yo a veces los miro y sé lo que están pensando y a veces me siento tentado a darles lo que ellos quieren, pero mi entendimiento de la palabra y de lo que es el cuidado pastoral y lo que es la vida de una iglesia, en su totalidad, me lleva a conjugar los asuntos del espíritu en una manera diferente a como ellos lo ven.

Y entonces muchas veces nos vemos y nos cruzamos en los pasillos de la iglesia y sabemos lo que cada uno está pensando, no se crea. Pero no nos decimos. Y muchas veces esta gente permanecen ahí como restringidos y tienen que ir a un lugar donde hay un poco más sazón, se dan su escapadita donde el volumen está un poquito más alto y regresan pero se sienten como que están constreñidos porque no hay suficiente profecía, por que no hay suficiente tiempo de ministración, porque la gente no se cae todo lo que ellos quisieran que se cayeran durante el tiempo de ministración, etc. Entonces yo he visto ese tipo de desarrollo muchas veces en las personas. Tengo 27 años pastoreando esta Congregación ya y he visto todos los diferentes procesos.

A veces, inclusive, hay hermanos que vienen de otras Congregaciones, vienen de fuera, y de paso les digo, este posiblemente va a ser uno de dos o quizás tres sermones que yo voy a hablar acerca de este tema, yo quiero que nadie aquí piense que yo le estoy tirando una indirecta a usted, okay, relájese por favor. Yo les prometo en el nombre del Señor que no estoy pensando en nadie en particular. Me creen? Porque a veces yo predico y la gente piensa como que yo le estoy tirando piedras a ellos.

Miren, yo tengo tantas cosas que hacer que no tengo tiempo para estar tirando piedras. Si se la tiro se la voy a tirar directamente, le voy a dejar saber que se la estoy tirando a usted. De veras, no estoy pensando en nadie en particular. Si hago alguna referencia a algo, y se parece a usted, eso es mera coincidencia. No me interesa, en realidad, no tengo eso en mente en absoluto. Simplemente como pastor quiero tener un diálogo con ustedes y si usted nos visita mejor todavía porque así puede entender qué tipo de iglesia nosotros aspiramos a ser y qué tipo de persona es la que está dirigiendo por lo menos a nivel doctrinal, esta Congregación.

Entonces, hay personas que vienen también de fuera y vienen quizás de una Congregación súper pentecostal, tradicional, bien definida en su postura pentecostal tradicional denominacional, y como aquí también se mueve esa dimensión del espíritu y muchas veces el Señor nos visita en maneras extraordinarias y se sabe que aquí hay apertura para los dones también, y hay mucha gente aquí también que son de esa tradición, y León de Judá también es una iglesia pentecostal. Yo me considero pentecostal, ustedes saben la trayectoria que nuestra iglesia ha pasado a través de los años y el precio que hemos pagado para que nuestra adoración manifieste eso, nuestros tiempos de intercesión, nuestra apertura a los dones, la predicación nuestras.

Yo hace poco me pasé cuántas semanas predicando de la mentalidad sobrenatural a través del libro de los Hechos y todavía ni siquiera he terminado eso porque yo creo en los dones. Si alguien le pregunta, el pastor Miranda es pentecostal? Dígale que sí por favor. Dígale que él cree en los dones del Espíritu Santo, dígale que él cree en la guerra espiritual. Dígale que él cree en las manifestaciones del espíritu en todas sus dimensiones.

Porque hay gente también que viene de fuera, conoce y escucha nuestra predicación con respecto a eso, pero vienen y vienen con los patrones y los modelos mentales de su trasfondo denominacional pentecostal. Y entonces creen que van a encontrar lo mismo aquí con saborcito diferente. Cierto que aquí las mujeres se ponen pantalla y se maquillan y usan pantalones y a veces demasiado los usan, pero de todas maneras, esta iglesia también está abierta a los dones. Pero entonces la gente llega y desean como que por qué el pastor no permite esto? Y por qué el pastor no permite lo otro? Y entonces también se presta a confusión.

También hay hermanos que vienen de un trasfondo más tradicional y como aquí también hay cierto orden y también una iglesia que se preocupa por la justicia social, y se enfatiza la predicación de la palabra y se predica muchas veces exegéticamente, y los pastores tienen entrenamiento teológico en una media u otra o lo que sea, entonces piensan también que esta es una iglesia más de corte evangélico y cuando se manifiestan los dones, o alguien está aquí y cae al piso o hay alguna manifestación extraordinaria, entonces se sienten como que, espérate, entonces esta iglesia tampoco es para mí.

Entonces, como dicen los guatemaltecos, no somos ni chicha ni limonada. No somos ni una cosa ni la otra. Pero no, no es que no somos una cosa ni la otra, es que somos una cosa y la otra, somos ambas cosas. Y lo que yo busco y lo que Congregación León de Judá busca, y yo creo que lo que todo el pueblo de Dios debiera buscar es lo que Dios desea que su pueblo busque, es una espiritualidad, una vida congregacional que sea tomada de el modelo que establece la Escritura, no lo que establece una denominación, no lo que establece un ministerio que sale por enlace por otro programa de televisión. A mí no me interesa ni a usted tampoco debe interesarle imitar la dotación de otra persona.

Porque Dios reparte sus dones como él quiere, a quién él quiere, y Dios es infinitamente creativo. A Cash Luna puede que le de un don diferente al que le da a Harold Caballeros, diferente al que le da a César Castellanos, diferente que le da a Maldonado en la Florida, diferente al que le dio a Billy Graham, diferente al que le dio a John Wesley o a Jonathan Edwards, cada uno de esos personajes si usted los mira son sui generis, son cada uno muy diferente al otro.

Cada uno tiene su propia dotación y el espíritu de Dios es infinitamente creativo y a esta la iglesia le ha dado un llamado, le ha dado una unción y una dotación específica. A mí no me interesa imitar la unción de nadie. Yo quiero que nuestra iglesia sea lo que Dios quiere que ella sea.

Y eso es una de las cosas que yo veo en este pasaje que Pablo habla mucho y es esto de la diversidad de manifestaciones que tiene el espíritu. Hay gente que piensa que la única manera de orar genuina para una Congregación es todo el mundo orando a la misma vez y un gran sonido, que es bellísimo eso, pero no es la única manera. Eso es un estilo. A veces puede ser cultural, a veces puede ser denominacional, y gloria a Dios, a mi me encanta cuando yo oigo la Congregación levantarse en adoración al Señor espontánea, orar todos juntos, pero es una forma de adorar.

Hay otras maneras de adorar al Señor y de orar y de clamar al Señor también. hay iglesias que son calladitas, no rompen ni un plato, no se mueve ni una silla, pero están llenas del Espíritu Santo también.

Y yo he aprendido ya con todos los años de mi vida a respetar las diferentes maneras en que el Espíritu Santo se mueve y se manifiesta. Pero lo importante es que todas esas diferentes formas, estilos, las hace uno y el mismo espíritu como dice aquí el Apóstol Pablo.

Él dice aquí en este pasaje que hay diversidad de dones pero el espíritu es el mismo. Hay diversidad de ministerios pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones pero Dios que hace todas las cosas en todos es el mismo.

Una de las cosas que yo he aprendido es que las manifestaciones del Espíritu Santo son potencialmente infinitas y que los dones de Dios son potencialmente infinitos en sus diversas manifestaciones.

Antes de desarrollar ese punto, y espero que no se me olvide, lo que yo busco siempre, hermanos, o pastor en mi predicación, en mis repertorios de sermones y en el estilo es yo quiero extraer de las Escrituras el tono que ellas mismas establecen. Yo quiero tocar en la misma clave que toca la Escritura, en otras palabras. Yo quiero poner mi oído bien cerca de la voz que sale de las páginas de la Biblia y tratar de cantar a ese mismo tono, a esa misma velocidad, con ese mismo sentir.

A mí, como digo, mi punto, yo sí aprendo de los modelos claro que sí, quién no necesita mentores y enseñanza y modelo. Claro. Pero hoy en día donde hay tantos modelos fallidos, falsos, que parecen buenos y que inclusive producen iglesias numerosas y prósperas financieramente, con grandes templos y grandes ministerios de televisión y todo eso. Pero yo digo, Señor, no me voy a dejar impresionar por nada de eso, yo lo que quiero ver, coincide eso con lo que yo veo en la palabra tuya? Se entiende?

Y si no es conforme a la dotación que Dios me ha dado a mí, mi temperamento, carácter, experiencias, estudio de la palabra, estudio culturales e intelectuales, todo eso que está metido en mi bolso, yo lo sacudo y de ahí es lo que yo soy y lo que yo puedo transmitirle a ustedes. Yo no voy a cantar nunca en el estilo de otro cantante, perdone que está aquí Omar, porque estoy pensando… usted cante con su voz, usted cante con su estilo, usted toque el mensaje que Dios ha puesto en su vida y León de Judá tiene que tocar conforme a la clave que Dios le ha dado que toque.

Y lo que pasa en el pueblo evangélico hoy en día es que nosotros no estamos mirando lo suficiente a la Escritura y lo que estamos haciendo es siendo haraganes y tratando de imitar los modelos de otra persona, de otro ministerio, de otra denominación, y somos como el papagayo que repetimos una cantidad de cosas pero ni siquiera entendemos lo que estamos diciendo, mucho menos entender la gramática del lenguaje que estamos usando. Somos imitadores.

Una de las cosas que usted tiene que entender acerca de mí persona es eso. Yo siempre haré todo lo posible por proseguir en mi mensaje en mi estilo de pastorado y en mi vida, espero, en todo lo posible conforme a lo que yo veo en la Escritura. Y lo que yo veo en la Escritura siempre es complejidad y balance.

La Escritura es un universo más complejo que la galaxia más grande que usted haya visto en el universo o que sepa que existe en el universo. La palabra de Dios es para mí un universo dinámico, mucho `más dinámico que el universo atómica que es una cosa terriblemente dinámica. Es incomprensiblemente compleja, multifacética, de muchas diferentes capas y yo siempre trato de darle al pueblo de Dios todo el consejo de la palabra de Dios y por eso que muchas veces la gente no puede entender porque dice, bueno, qué es él? Es esto, es lo otro? Cree en sanidad o no cree en sanidad?

Por ejemplo, mire el tema de la sanidad. Yo absolutamente, apasionadamente creo en el Dios sanador, creo en el Dios de salud, creo en el Dios del milagro. Si hay algo, y yo creo que todavía yo veré cosas mayores de las que hemos visto en el mundo, yo creo que lo estamos viendo es simplemente una pajita comparado con todo lo que Dios quiere darle a su pueblo en términos de sanidad. Y nuestra iglesia creerá en la sanidad, oraremos por los enfermos.

Ayer mismo estaba yo en una reunión de una célula preciosa en Jamaica Plain, y estos hermanos… era una reunión pentecostal y estos hermanos testificaron varios de ellos, gente nueva en el Evangelio, se están convirtiendo, toda una familia, una tribu completa y otros que estaban allí también. Una cosa que era sacada del libro de los Hechos.

Una hermana hablaba de cómo Dios la había sanado de la depresión que toda su vida había tenido, una depresión terrible y al conocer a Cristo fue sanada. Una familia entera con manifestaciones demoníacas y con todos los amuletos y todas las cosas que usan los dominicanos por allí en los tobillos y todas estas cosas, teniéndolos aprisionados, y cuando entró el Señor a sus vidas, conocieron al Señor aquí en la iglesia León de Judá, y cómo Dios los ha liberado y los ha ido sanando de manifestaciones demoníacas entre los jóvenes y los adultos, ruidos y cosas en la casa, y cómo ya eso es un asunto del pasado.

Otros hablaban de sanidad física que recibieron. Eso se da en nuestra iglesia continuamente hay sanidad física en esta iglesia. Muchas veces se habla de ellos públicamente y otras veces no, pero en las células se ora por sanidad. Los lunes aquí hay un cuerpo de hermanos y hermanas que vienen a orar. Los miércoles se ora por sanidad. Tenemos vigilias, oramos por los enfermos. Vemos manifestaciones y creemos en la sanidad pero ¿Saben qué? Que yo también veo en la Biblia que la sanidad es un tema tremendamente complejo y que si un pastor quiere hacerle bien a su iglesia y si una iglesia quiere ser netamente bíblica pentecostal, tiene que ver todas las dimensiones de la sanidad. Y hay que hablar de todas ellas para que una iglesia tenga una sabiduría apropiada con respecto al tema de la enfermedad y la sanidad.

Por eso digo, esto es un tema bien amplio y es bueno que estas cosas se hablen. Por qué digo esto? Porque yo creo que uno de los secretos sucios del mundo pentecostal que cree en la sanidad es la enfermedad. El hecho de que hay gente que no se sana y que hay gente que se ora mucho por ellos, se ayuna por ellos y ellos mismos oran y ayunan, y por alguna razón no se sanan. Sea que Dios decida activamente que no se sane o que Dios permita que no se sanen, en realidad, para mí esos son cuestiones de semántica. Pero el hecho es que no se sanan y que son mayores, posiblemente, el número de personas que no se sanan sobrenaturalmente que los que se sanan, mucho mayores quizás.

Pero ese secreto se queda callado muchas veces en las iglesias pentecostales. Por qué? Porque se siente que si se habla de las personas que no se sanan, la fe de la gente se va a ver afectada y el pastor mismo va a sonar como que es un renacuajo espiritual porque está diciendo que la gente quizás no se sane. Y entonces qué van a pensar? Ah, pues entonces no tiene fe. Así que todo es positivo, positivo, positivo. No se habla de que Dios muchas veces por una razón u otra, decide no sanar porque la gente no se sana.

Pero entonces lo que se hace muchas veces, y también en otras ocasiones se ora por fulanito, oh, fulanito se sanó. Y después al mes vamos al funeral de fulanito porque no se sanó después de todo, pero nos quedamos callados. No se dice anda y gloria a Dios. Entró al Reino de Dios con victoria. Y como que maquillamos el muerto un poquito por allí y seguimos adelante y no se habla.

No vemos los casos en la Biblia donde personas tremendamente ungidas se enferman y mueren. Óigame, de algo tiene alguien que morir algún día. En algún momento alguno se va a morir y va a ser probablemente de una enfermedad. Hay que hablar de la enfermedad, hay que hablar de los momentos en que usted ora y ora y ora y Dios no interviene por una sanidad. Y que de tantas familias que es gente de Dios que tiene problemas congénitos, toman pastillas, eso es otra cosa. En la iglesia pentecostal muchas veces no se habla de que fulanito está tomando medicina y que el pastor este, el gran predicador, el gran evangelista, el gran sanador también se toma su pastilla de vez en cuando, pero que no lo sepa nadie, es un secreto que hay que guardarlo como un secreto militar del otro mundo, porque si se sabe eso entonces la gente no va a tener fe.

Entonces se crea, hermanos, un pueblo superficial, un pueblo inmaduro, un pueblo infantil en las cosas del espíritu que no están hablando del universo complejo que es el tema de los dones y las manifestaciones del don de Dios y cómo Dios se mueve, porque es que la Biblia habla de todo, habla del Dios de poder sanador, y proveedor, y prosperador, pero también habla del Dios que manda a su Hijo todopoderoso y lo convierte en un hombre para que pueda morir en una cruz crucificado y avergonzado para salvar a la humanidad.

Y qué de la cruz? Mucho pentecostal no le gusta el tema de la cruz excepto cuando lo perfuman mucho y lo maquillan mucho. Pero la cruz es algo que se cumple en la vida de cada creyente, de alguna manera se manifiesta. Se manifiesta en enfermedades a veces, se manifiesta en fracasos a veces, se manifiesta en tiempos de dificultad, se manifiesta en un hijo rebelde, se puede manifestar en un matrimonio difícil, se puede manifestar en la pérdida de un trabajo o de una casa, y en todas esas cosas Dios puede estar también trabajando y haciendo su mejor obra en tu vida precisamente a través de esas cosas.

Pero esas cosas no las hablamos porque no son convenientes, porque nos complican la predicación. Y a los pastores lo que nos gusta es que la gente diga, gloria a Dios, ¡Aleluya! Y que al final del servicio le digan, pastor, es el mejor sermón que yo he oído en mi vida. Y estamos dispuestos a vender nuestra alma al diablo y llevarnos a la gente nuestra con nosotros también para que la gente esté contenta. Dales lo que ellos quieren escuchar.

Y creamos gente infantil, gente inmadura, gente imbalanceada, gente que no conoce toda la palabra de Dios. y yo lo que quiero proveer es una iglesia, o facilitar, es una iglesia de gente docta y diestra en el manejo de toda la palabra de Dios, que cuando se hable de sanidad se entienda los diferentes aspectos de la sanidad. Cuando se habla de prosperidad se aprenda de los diferentes textos y temas.

Eso es el estudio de la teología precisamente, usted entiende lo que es el estudio de la teología? El estudio de la teología es sistematización de la diversidad de temas que hay en la Escritura tomándolos y viéndolos en su inter relación unos con otros, lo que dicen las diferentes páginas de la Biblia sobre un tema en particular viéndolo en su totalidad, en vez de verlos aislados unos de los otros.

Y a menos que uno tenga un poco de entrenamiento en esa forma de ver la vida y la palabra de Dios, sistemáticamente lo que dice Génesis y lo que dice Apocalipsis, lo que dice Pablo y lo que dice Pedro. Mire algo tan complejo por ejemplo, las obras y la fe. Eso es un tema que hay cantidad de pasajes a través de toda la Escritura.

Santiago dice una cosa, Pablo dice otra, los dos dicen lo mismo pero parece que se contradicen. Hay que tomar estas cosas y ponerlas una con la otra y estudiarla en su relación una con la otra. Pero hay iglesias que se van todo detrás de la gracia, gracia, gracia. Otras se van a través de las obras, obras, santidad, santidad, santidad, y no ven la complejidad de la Escritura sobre gracia, obras, justicia de Dios, misericordia de Dios, amor, verdad.

Y uno tiene que para crear gente compleja, mi deseo es dar a luz a través de nuestro ministerio una Congregación de gente madura, gente profunda en la palabra de Dios. y eso hay un precio que pagar, el precio es que muchas veces no vas a ser entendido y la gente que quiere mangú, se van a ir molestos porque tu les diste algo más complejo que eso.

La gente que quiere tomar una lechita tibia para dormirse en el banco e irse contento porque Dios los amo y tiene buenas cosas para ellos, no le va a gustar ese tipo de predicación. Pero Dios nos llama no a simplemente darnos una botellita, el chupete como dicen por ahí, no, Dios quiere crear hombres y mujeres fuertes para la obra del Evangelio, y gente que sepa también manejar las aguas a veces difíciles de la vida porque saben a dónde ir en la Escritura con un pasaje que se aplica a lo que están pasando.

Porque tu le dices a la gente solamente, no, Dios sana y el único deseo de Dios es que tu seas sanado. Yo creo, hasta cierto punto, pero la verdad es que si eso es lo único que yo tengo esa verdad, cuando yo pase años de enfermedad rogándole a Dios que me sane y no me sana, yo voy a creer entonces que Dios me odia a mí o que no tiene algo para mí que lo tiene para todos los demás. Que si no me sanó es porque yo hice algo, he pecado o él no es tan fiel como él dijo. En vez de yo darle a esa persona también un texto de la Escritura que lo ayude a navegar esa agua que está pasando en ese momento.

El llamado del pastor es nutrir a su pueblo y capacitarlo para navegar todas las diferentes áreas de la vida y proveerles el consejo total de la palabra de Dios. y desgraciadamente lo que yo veo hoy en día en mucho evangelista que se ha convertido en pastor, no conocen la Biblia en realidad en su totalidad y esos son los que dominan muchas veces las pantallas de la televisión y las multitudes, y la gente se enamora de eso. Y lo que están comiendo es pedacitos, granitos de aquí por allá, y no están viendo la totalidad, la gramática de la Escritura. Lo que saben son oraciones, frases que se han aprendido y las recitan pero no saben el proceso que hay detrás de ella.

Y mi deseo es más bien que ustedes puedan ir a la palabra directamente, bregar con su complejidad, ejemplificar desde aquí arriba una forma de ver la Escritura para que usted en su propia vida pueda hacer lo mismo.

Un ustedes no me necesiten a mí. Vengan aquí simplemente a celebrar conmigo, pero ya ustedes comieron antes de venir aquí a la iglesia. Mucha gente depende de la comida aquí en la iglesia. Si usted depende de la comida que se le sirve aquí solamente, usted está perdido, déjeme decirle. Usted tiene que aprender la palabra de Dios en su vida y saber cómo manejarla en su totalidad, voltearla boca abajo, boca arriba, abrirle la entraña y juntarla otra vez como estaba al principio, como era el mecánico que conoce su automóvil bien y sabe lo que cada tubito, cada cable hace y por eso si se le rompe algo sabe cómo arreglarlo de nuevo.

Eso es lo que debe hacer una buena iglesia, un buen púlpito enseña al pueblo de Dios todo el consejo de Dios y cómo manejar las diferentes complejidades de la vida. Por eso, de paso, Pablo dice aquí en el Capítulo 12, en el primer versículo, “no quieren hermanos, que ignoren acerca de los dones espirituales.”

Sabe que esa traducción de los dones espirituales es incorrecta? O no es exacta por lo menos. Pablo no dice no quiero que ignoréis acerca de los dones espirituales, la palabra que se traduce al español los dones espirituales, es neumáticon, que quiere decir neuma espíritu. Lo que él está diciendo, no quiero hermanos, que sean ignorantes acerca de las cosas, los asuntos del espíritu, los temas espirituales, los asuntos del espíritu, no quiero que sean niños, infantiles en las cosas del espíritu. Entonces él entra en el tema de los dones como una ilustración de eso, pero lo que dice es que Dios no quiere que tu ni yo, ni nadie de Congregación León de Judá sea infantil en la forma en que usted maneja el asunto de los dones y de las cosas espirituales. Más bien, Dios quiere gente madura que se le de todas las herramientas para ser…

Hoy en día, yo creo que hay mucho pentecostal, hay mucha iglesia, y también las hay en el mundo evangélico no pentecostal, iglesias infantiles. Algunos son como los discípulos de Éfeso que cuando Pablo les pregunta, ustedes fueron bautizados por el Espíritu Santo? Dicen, ni sabemos con qué se come eso. Qué es el Espíritu Santo? Nosotros sabemos solamente del bautismo de Juan.

Hay muchas iglesias en este mundo que conocen al Espíritu Santo como algo genérico pero no conocen de los dones, no conocen de la guerra espiritual, no conocen de la adoración ferviente, no conocen de la mentalidad sobrenatural. Si se le encuentra un demonio en el camino ni saben reconocerlo, mucho menos sacarlo. Y son niños infantiles en los dones del espíritu.

Pero hay otra gente que cree que está manejando los dones del espíritu y son infantiles también. hay muchas iglesias que lo que se han inventado es un show, un acto y ya todo el mundo conoce las partes de ese acto. Y cuando vienen ya saben cómo hablar, saben el tono que tienen que adoptar, saben lo que tiene que hacer cuando pasan al frente, saben cómo mover la cabeza cuando el Espíritu Santo supuestamente está moviéndose adentro de ellos, el pastor hace ciertas cosas. Hay todo un ritual que supuestamente es lo que es cuando Dios se mueve, pero es un ritual como cualquier otro. Es una pantomima.

Muchas veces Dios se mueve en ellos, ciertamente. Entienda bien, yo creo que tenemos mucho que aprender de ese mundo, pero no se deje llevar, no se deje vender gato por liebre. Hay que ser maduros, hay que ser complejos. Dios nos ha dado un cerebro y una capacidad teológica para juzgar los espíritus, dice la palabra, para medir. Cuando esté en una reunión, no se deje intimidar ni acobardar, ni impresionar por todos los movimientos y todas las cosas.

No, manténgase… una pregunta, siento yo aquí la presencia de Dios, manifiesta esto la palabra de Dios? expresa esto el tono de Dios? veo yo el fruto del espíritu manifestado en el ambiente de esta Congregación? O siento yo positividad en el espíritu de parte de la persona que está predicando? Refleja lo que esa persona está diciendo, mi entendimiento de la palabra del Señor?

Ninguna de esas preguntas son ilegítimas. Usted tiene derecho a hacérselas porque Dios quiere gente madura y compleja que conozca todas las diferentes vertientes y matices de los diferentes temas que hay en la Escritura.

Déjeme volver por un momento al tema de la sanidad, voy aislando eso. Hay dos pasajes que a mí siempre me han impresionado acerca de la Escritura, y acerca del tema de la sanidad. Le voy a decir uno de ellos es en Segundo de Reyes, Capítulo 13, versículo 14. Cuántos han oído hablar de Eliseo? Eliseo es uno de los profetas más poderosos de toda la historia, con la unción de Elías. Grandes milagros se hicieron a través de Eliseo, grandes sanidades. No hay mucha gente en el mundo que haya caminado sobre la tierra que haya tenido la unción de Eliseo y que tuviera la fe de Eliseo.

Pero miren lo que dice aquí en Segunda de Reyes, Capítulo 13, versículo 14, dice aquí:

“…Estaba Eliseo enfermo de la enfermedad de que murió…”

Cuántos han pensado alguna vez y se han detenido sobre esa oración? Para desglosarla teológica, bíblica, espiritualmente y sobrenaturalmente. Dice aquí que “… estaba Eliseo enfermo de la enfermedad de que murió…”

El pobre tuvo que morirse de alguna manera, y yo me imagino que él le oró al Señor, Padre, yo quiero sanarme. Yo todavía tengo mucho que hacer en este mundo, tengo mucho bien, y se me vas a matar, si me voy a morir, por favor no ponga ese versículo en la Biblia porque no quiero que se recuerde que yo me morí de una enfermedad.

Ahí está. Estaba Eliseo enfermo de la enfermedad de que murió. Yo no veo eso como un escándalo. Llegó su tiempo. Dios tenía otras cosas, tenía otra gente que trabajar y que ya él cumplió su tarea, y se lo llevó al cielo. Y en algún momento usted y yo tenemos que morirnos. En realidad, mire, ahora mismo con todo lo que yo amo mi familia, mi ministerio, la vida, si Dios me quiere llamar hoy, yo estoy feliz amén. Me gradúo y me voy a algo mucho mejor.

Pero Eliseo murió de algo. Le digo un secreto aquí, hay otro de esos temas acerca de estos hombres. Algún día me gustaría escribir un libro con este título, quizás se van a reír ustedes, “Elías era calvo”. Usted sabe que Elías, unos jóvenes que se rieron de él porque era calvo? Y si Elías era ese gran hombre por qué no dijo, Señor, dame una mata de pelo que sea absolutamente frondosa, sin embargo, él era calvo. Y era un gran siervo de Dios.

Eso me hace pensar en una vez que yo vi una gran predicadora afro americana, muy conocida, evangelista, sanadora y todo esto, y por razones que yo sabía, ella usa lentes para leer, tiene vista near sight o cómo se llame, reading glasses, necesitaba lentes para leer. Pero, mira, quizás es que yo soy demasiado malicioso en estas cosas, pero ella tenía su sierva, sabe que hoy en día ese es un guille muchos de los predicadores, tienen a alguien que le lleva el maletín, y hace sus asuntos manuales y todo eso, eso es parte de ser un gran Apóstol. Muchos de nosotros sentimos que necesitamos eso para darnos un poquito más de… perdóneme si soy cínico.

Pero el caso es que esta señora desarrolló que yo no lo había visto antes en su repertorio, pero que cuando ella tenía que leer la Biblia, ella ponía a esta hermana para que le leyera la Biblia. Ella decía que leyera, entonces ella le leía en voz alta y mire, perdóneme, pero yo estoy casi seguro que ella no lo hacía para no tener que ponerse los lentes en frente de la gente. Supuestamente esta gran sanadora, por qué tenía que usar lentes para leer la Biblia? Y no quería confundir a su gente ni quería crear limitaciones en su entendimiento.

Y les digo, no quiero detenerme mucho, era una mera ilustración. Hay razones por las cuales yo creo esto más todavía. No es solamente porque estoy siendo unkind en mi interpretación. Pero hay como este temor de que la persona que sirve a Dios o que para ser este súper Apóstol, este súper profeta usted tiene que ser absolutamente inviolable y perfecto, y tener sanidad ciento por ciento.

Dios lo puede usar a usted paralítico en una silla de ruedas para sanar a alguien, porque las manifestaciones del espíritu de Dios son totalmente ilimitadas y misteriosas. Amén.

Dónde se realizó la obra más poderosa en toda la historia del universo? Dónde fue la mayor manifestación de poder y liberación de energía que hubo en toda la historia y la habrá en la historia del universo? Dónde fue? En la cruz, con un hombre, Dios, con clavos en las manos y con clavos en los pies, sangrando, posiblemente casi desnudo completamente y allí Cristo, totalmente imposibilitado de moverse y aparentemente derrotado, derrotó a los principados y a las potestades y anuló el acto de los decretos que nos era contraria. En la cruz.

La mayor manifestación del poder, la misericordia, la gracia, la fidelidad de Dios se dio por medio de un acto de terrible limitación y sufrimiento y vergüenza, y fracaso. Tanto que los que conocían a Jesús dijeron, aquí ya nos fundimos. Todo este tiempo invertido en él y él era el candidato presidencial que iba a ganar, porque no entendían. Porque es que la persona infantil, espiritualmente no puede entender la complejidad de las cosas del espíritu.

Cuando el Señor ofreció lavarle los pies a Pedro, Pedro que todavía estaba en una mente carnal, racional, humana, masculina, dijo, Señor, jamás, yo no voy a permitir jamás que tu me laves los pies. Porque él no podía entender cómo el poder absoluto podía lavarle la fealdad absoluta a un hombre absolutamente pequeño. Y cómo Dios podía ser siervo de un mero hombre. Y el Señor le dijo, bueno, mira, si tu no me dejas llevar a cabo este acto que ejemplifica todo el misterio de mi relación con la humanidad, tu no mereces ser mi discípulo porque es la esencia misma de mi ministerio.

Quién sabe que la mayor manifestación del poder de Dios será en el momento de tu mayor humillación o profundidad de oscuridad en tu vida. Quizás ahí es donde Dios va a estar haciendo algo que te va a capacitar entonces para disfrutar de las bendiciones que él tiene para ti después.

Dios es infinitamente misterioso. Un último pasaje, ya voy a terminar, porque esto, como le digo, esto es un tema tan grande que uno se puede perder en él. Busque otro versículo también misterioso acerca de la sanidad, está en el Capítulo 5, versículo 23 de Primera de Timoteo.

Sabe por qué yo amo a Pablo tanto y por qué Dios le dio a Pablo…? Pablo era un hombre honesto. A Pablo no le interesaba pantallear, no le interesaba perpetuar su imagen para la eternidad ni ante el público que lo iba a leer. Es más, yo creo que ni sabía que lo iba a leer tanta gente. Pero Pablo es un hombre bien complejo. Pablo es un hombre que su sombra a veces sanaba a la gente. Pablo era un hombre que demonios huyeron ante su voz de reprensión. Pablo era un hombre que comenzó a cantar un día metido en una cárcel, azotado y sangrando, y decidió sin embargo reconocer la bondad y misericordia de Dios y comenzó a cantar y cuando comenzó a cantar con su amigo Silas, el lugar tembló y las cadenas de todos los encarcelados se cayeron y el carcelero terminó siendo bautizado por él. Ese es el poder de este hombre. Un hombre que tuvo tanta sabiduría y tanta revelación de Dios que muchas de las revelaciones que recibió no le era ni siquiera permitido compartirlas a nivel humano, de tan grande que era la revelación que Dios le había dado.

Sin embargo, ese hombre que hizo grandes cosas y que Dios lo usó en tantas maneras, tiene un momentito de extremada humildad cotidiana y se revela en lo que su rol pastoral. Eso es lo que la gente no entiende. El rol del pastor es muy diferente al rol del profeta, al rol del evangelista, al rol del Apóstol o lo que sea, el cuidado pastoral de las almas, el contexto eclesiástico congregacional impone una limitaciones a las manifestaciones de los dones que no es lo mismo si se da en una casa, en una reunión de célula o cuando tu estás solo en tu cuarto de oración o cuando estás con 4 ó 5 frosted allies espirituales, con amigos íntimos tuyos. Ahí, quítese la ropa, salte, póngase de cabeza, lo que usted quiera, pero cuando estamos en el contexto de la iglesia, del cuidado pastoral, yo tengo que cuidar a los ancianos, a los niños, a los nuevos, a los viejos, a los centroamericanos, y a los dominicanos y caribeños, la iglesia tiene que cuidar a todos y proveer espacio para todos. Eso quiere decir que tiene que recogerse un poco. No puede manifestar todas las cosas que quiere, porque la idea es…, aquí esto es un espacio para que todos encuentren lugar.

Ahora, después haga todo el desorden que usted quiera y parrandee como usted quiera el miércoles, o en una vigilia, lo que sea. Hay diferentes momentos para diferentes cosas. Dios no se va a romper en 20 mil pedazos porque en un momento usted decida estar tranquila para bendición de toda la Congregación y morderse la lengua porque quiere decir algo pero no es el momento. Al contrario Dios lo bendice por eso. Es la complejidad del cuidado pastoral. Mire cómo Pablo, ese gran Apóstol, hombre ungido de Dios en un momento de honestidad le dice a Timoteo, 5:23, Primera de Timoteo:

“…Timoteo, ya no bebas agua sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades…”

A causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades. Por qué Pablito no le envió un pañuelo ungido con aceite y se lo mandó por Federal Express a Timoteo para que lo tocara y fuera sanado y se desaparecieran todas las enfermedades. En vez escoge esto: Timoteo, mira, tómate un poquitito de chardonnais o lo que sea, cómprate una botellita de brandy, chiquita, pero cómpratela y de vez en cuando tómate un traguito por causa de tu estómago. Era lo que había en ese tiempo, no había un Wallgreens para ir o un CDS a comprar [inaudible] o lo que fuera, o sea, tómate un poquito de vino por causa de tus frecuentes enfermedades. Aún el gran Timoteo y el gran Pablo, su tutor, tenían que sujetarse a la realidad de la vida.

Y eso es una cosa que yo veo a través de Nuevo Testamento, hay un desarrollo desde Mateo hasta Apocalipsis y yo como que veo la mente de Pablo, el hombre, a través de los años tejiéndose acerca de lo que es la complejidad del espíritu y de los dones y de las manifestaciones sobrenaturales de Dios y del pastorado, y el ensamblaje de una iglesia que se va armando a través de los años y que se va institucionalizando y que tiene que hacer cosas institucionales para perpetuarse y para conquistar el mundo.

Y entonces esa energía bruta y salvaje e inocente del espíritu tiene que meterse en unas cablerías para armar el sistema de la iglesia. Y ahí entonces hay que reconocer que no todo el mundo se sana y que si se sanan a veces no es inmediatamente que usted ora. Y que algunos se mueren y que a otros Dios los sana parcialmente y no los sana totalmente y que a otros hay que orar por ellos 4 veces para que finalmente sean sanados, o que a otros Dios iluminará a un médico para que le diga lo que tiene y le de la medicina que necesita. O le dará sabiduría a un experimentador médico para que invente una fórmula que sane.

Las manifestaciones del espíritu son muchas y en diferentes maneras y nosotros tenemos que aprender a navegar esas aguas, hermanos. Y eso es lo que yo quiero dejarles. Cuando le pregunten qué cree el pastor Miranda, en pastor cree en the whole enchilada. Yo creo en todo lo que dice la Biblia. Yo creo en todos los dones y en todo pero también creo en todas las demás cosas que me complican la vida a mí. Yo tengo que reconocerlas.

Por hacerme la vida fácil yo no voy a poner una cortina negra. Ese es otro pasaje de la Escritura, ni a la realidad de la vida, tampoco, ni a las limitaciones de mi experiencia pastoral, ni la suya tampoco. No lo haga. Manténgase atado a la Escritura siempre.

Y eso es lo que nosotros deseamos. Qué cree León de Judá? Nosotros queremos ser una iglesia compleja, una iglesia eminentemente bíblica, una iglesia balanceada, una iglesia de extremos que tratan de encontrarse y mantener un organismo vivo que así son los organismos vivos, son contradicciones que se mantienen por alguna manera milagrosa y permiten la vida.

Dios quiere un pueblo sabio, maduro. No niños, ni ignorantes de las cosas del espíritu. Pueblo de Dios, yo espero que algo de lo que yo he dicho te haga sentido o te valga para algo. No sé si usted entiende mi corazón? Dios quiere en este tiempo de la historia, siempre lo ha querido, pero como nunca, iglesias maduras, iglesias pastorales, iglesias complejas, iglesias bíblicas, que no le tengan miedo a la verdad y aunque la verdad les complique el asunto, pero que se aten a la verdad de Dios porque ahí hay seguridad, ahí hay poder verdadero, ahí hay prosperidad, ahí hay presencia de Dios, ahí hay inviolabilidad. Los demonios no saben qué hacer con un hombre o una Congregación que está amarrada a la verdad de Dios. Esa Congregación siempre será prosperada, siempre será bendecida. Esa comunidad siempre irá de mayor en mayor, porque la verdad de Dios será su cobertura y será su protección.

Vamos a ponernos de pie y reciba esa palabra de Dios en esta mañana y pídale al Señor que nos de sabiduría para expresar estas verdades en una forma que sea comprensible para ustedes y que sea alimento para sus vidas, que prácticamente ustedes puedan sacarle algo y que enriquezca sus vidas. Ese es el tipo de iglesia al cual usted asiste. En la lucha usted me va a encontrar a mí y va a encontrar a Congregación León de Judá. No la va a encontrar en el descanso de los extremos, nos va a encontrar ahí en el fragor de la contradicción, la tensión, la agonía de la vida donde la eternidad está tratando de meterse en este embudo chiquitito y no puede porque es infinita.

Ahí estamos y ahí estaremos hasta que Cristo venga. Y un día todos estos problemas se resolverán porque entonces seremos como somos conocidos, conoceremos como somos conocidos y todos los arcanos y todas las preguntas serán resueltas en un instante. Y tu sabrás todo lo que necesitas. Mientras tanto vive la complejidad de la realidad que habitas y dale gracias a Dios porque tu pasaporte está sellado y todo está bien, porque ya tu vas a entrar a la eternidad con Cristo Jesús porque él pagó el precio.

Padre, gracias, te amamos, te bendecimos. Danos tu paz, Señor. Cualquier cosa que no te haya sido agradable, cualquier comentario, cualquier forma de expresar las cosas que no haya sido conforme a tu deseo, perdónanos. Cualquier error emitido sácalo de la mente de tus hijos y que quede solamente lo que los ha de bendecir y fortalecer.

Bendice nuestra Congregación, nuestra comunidad, Padre, y líbranos de orgullo, líbranos de criticar injustamente a nuestros hermanos, pero mantennos pegados a tu verdad siempre y guíanos, guíanos y danos tu sabiduría. Te amamos, Señor. Gracias por ser tan misericordioso con nosotros. Bendito sea tu nombre. Despídenos de este lugar, Señor, con la manifestación fiel de tu gracia dondequiera que vayamos, en el nombre de Jesús. Amén y amén
Publicar un comentario en la entrada