jueves, 7 de julio de 2011

El LIBRO DEL APOCALIPSIS VII

SECUENCIA DE

ACONTECIMIENTOS

en el libro de Apocalipsis



LOS SELLOS



1
Falsos profetas





2
Guerras







3
Hambres







4
Pestilencia







5
Tribulación







6
Señales celestiales











1


Dañan a







>




2


la tierra, al mar,





3


a los árboles y a





4


los ríos

7
Trompetas
<

5


Primer ay





6


Segundo ay








Tercer ay





7

>
o las siete








plagas postreras




(Gran batalla final)

LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO



PLAN DE

LOS CAPÍTULOS

del libro de Apocalipsis



Capítulo
Progresión Cronológica
Inserciones

1
Introducción


2-3

Mensaje a las 7 Iglesias

4-5
Preludio


6
Primeros seis sellos


7
Dos compañías


8-10
Las trompetas


11
Los dos testigos


12

La Iglesia verdadera

13

Las dos bestias

14

Los tres mensajes

15-16
Las siete plagas postreras


17-18

La Iglesia falsa

19
La segunda venida


20
El milenio


21-22
Los cielos nuevos y la tierra nueva






También una persecución religiosa



Volvamos a Mateo 24: "Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo… porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá… Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y Prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos" (Mateo 24.10-13, 21, 24).

Aquí habla también de verdaderos cristianos individuales, engendrados espiritualmente, quienes se han vuelto tan tibios y están ya tan alejados del contacto con Dios, tan olvidados de la oración, que no serán considerados dignos de escapar de todas estas cosas. Esa fase de la gran tribulación está claramente expuesta al abrirse el quinto sello de Apocalipsis 6: "Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos" (Apocalipsis 6.9-11).

¡He allí la GRAN TRIBULACIÓN! Este quinto sello la presenta como tiempo de martirio de santos, ¡de hijos engendrados de Dios, verdaderamente convertidos!

Observemos el versículo 9. Aquellos que fueron muertos en una anterior y típica tribulación, como en efecto lo fueron millones de seres hace muchos siglos, están clamando: "¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?" Ellos sabían que Dios había dicho: "Mía es la venganza". Ellos sabían que en el terrible día del Señor, Dios tomaría venganza al enviar sus plagas sobre los poderes que ordenaron la persecución. Esas plagas, las del día del Señor - el día de la venganza de Dios sobre este gran poder que perpetró y llevó a cabo la persecución - ¡acaecerán precisamente a la hora de la segunda venida de Cristo!

TOMEMOS CUIDADOSA NOTA DE ELLO: los mártires que fueron sacrificados hace muchos siglos, preguntan alegóricamente: ¿Hasta cuándo será la segunda venida de Cristo y el fin de esta era? Y he aquí la perturbadora respuesta: No ocurrirá hasta que tenga lugar otra gran tribulación, otro martirio de santos. Hasta que sus consiervos y sus hermanos engendrados espiritualmente en el Señor, ¿sean muertos como ellos lo fueron! Eso se refiere a la final GRAN tribulación. Será un tiempo de guerra e invasión nacional, así como de cautividad para los descendientes modernos de la antigua nación de ISRAEL, la nación de Dios. ¡Esta no es una profecía para Judá, sino para Israel!

Nótese que esta tribulación, este MARTIRIO DE SANTOS, debe ocurrir y completarse antes de que Dios derrame las copas de su ira, sus PLAGAS, a la segunda venida de Cristo.

Continuaremos........
Publicar un comentario