jueves, 7 de julio de 2011

Asocian quema de carbón en hogar con malformaciones congénitas

Por Eric Schultz

NUEVA YORK (Reuters Health) - Los padres que inhalan humo de carbón en el hogar podrían concebir bebés con malformaciones congénitas, según los resultados de un estudio.

El equipo de Zhiwen Li, del Centro de Ciencias para la Salud de Peking University, en Pekín, halló que los hijos de mujeres que habían inhalado humo de carbón tenían un 60 por ciento más riesgo de desarrollar malformaciones del cerebro y la columna llamadas defectos del tubo neural.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2004 estimó que el 90 por ciento de las casas rurales en el mundo utilizan carbón y combustible de biomasa (como madera, carbón vegetal y excremento animal) para cocinar o calefaccionar la vivienda.

"La contaminación ambiental del hogar que causa la quema de carbón y biomasa es un problema grave de salud pública, en especial por la gran cantidad de hogares que los utilizan", dijo Beate Ritz, de University of California, Los Angeles, y quien no participó del estudio.

El humo de carbón contiene muchas sustancias químicas que afectan la salud, como arsénico, monóxido de carbono y plomo.

Es muy parecido al humo del cigarrillo, explicó Kirk Smith, profesor de salud ambiental de University of California, Berkeley.

Un 70 por ciento de los hogares de China utilizan carbón o biomasa; y el uso del carbón se triplicó en los últimos 20 años, escribió el equipo de Peking University en American Journal of Epidemiology.

Los autores estudiaron 4 condados rurales de la provincia de Shanxi, China, donde muchos habitantes usan carbón para cocinar y calefaccionar el hogar, y donde una tasa de 10-20 casos de defectos del tubo neural por cada 1.000 nacimientos vivos en algunos condados es una de las más altas del mundo (en Estados Unidos es de 1/1.000).

El equipo reunió información sobre el uso de carbón y otras fuentes de exposición en el hogar de un grupo de 610 bebés con defectos del tubo neural y de 837 bebés sanos.

Casi el 90 por ciento de los bebés con defectos del tubo neural habitaba un hogar con cocina a carbón, comparado con el 80 por ciento de los bebés sanos.

Y a mayor exposición materna al humo de carbón, mayor posibilidad de los bebés a nacer con defectos del tubo neural. De todos modos, el estudio no prueba que la exposición al humo de carbón provoque defectos congénitos, sino que existe una relación entre ambos.

Smith opinó que los resultados no suman pruebas de que el carbón cause problemas de salud graves y de que debería reemplazarse con otros combustibles. "El carbón no se puede quemar de manera limpia (...) Debería prohibirse en todos los hogares", dijo a Reuters Health.

Tras defender el uso de biomasa como alternativa, Smith destacó los beneficios de "reemplazar un combustible sucio no renovable con uno limpio renovable".

La biomasa se puede quemar de manera limpia en un horno especial que cuesta apenas 80 dólares, explicó, lo que permitiría prevenirles problemas de salud a millones de personas.
Publicar un comentario