miércoles, 1 de junio de 2011

MARGARITA CEDEÑO DE FERNANDEZ UNA SEMBRADORA EFICAZ


Por Isabel Franco

Desde hace un tiempo me he sentido movida a escribir unas cuartillas con algunas apreciaciones sinceras sobre una dama que ha sabido llegar al corazón de una gran parte de la población dominicana.
No se trata de lisonjas baratas ni demagogia, sino de reconocer, como debe ser, las buenas acciones de los hombres y mujeres que habitan nuestro planeta y en este caso nuestro país.

Entiendo desde mi óptica, que ha llegado el momento de cambiar los esquemas, de romper con los viejos estilos de hacer política, a los que llamo politiquería, porque no aportan nada bueno a nuestra sociedad.

La verdadera política deberá consistir en hacer, en trabajar en beneficio del país, en demostrar con hechos que lo que se predica es coherente con lo que se practica. Estamos cansados, hartos de escuchar el mismo discurso denostando a los demás sin mostrar nada diferente. Fruto de este cansancio hasta hay una organización que se llama “Toy Jarto”.

Aunque resulta jocoso, representan lo que muchos sienten y no dicen.
La dama a la que quiero referirme en esta ocasión es la excelentísima primera dama de la república doctora Margarita Cedeño de Fernández.

A pesar de que renunció a su precandidatura, para preservar la unión de su partido, tiene un espacio ganado en el corazón de muchos dominicanos y dominicanas, por la excelente labor que ha realizado en beneficio de tantas mujeres y jóvenes, que a través de sus programas han podido mejorar su calidad de vida.

La doctora Cedeño de Fernández esta penetrando a la familia dominicana, porque ha entendido que debemos regresar a los buenos valores, que es la única forma de cambiar y/o erradicar los males que nos afectan.

Mientras muchos pierden su tiempo señalando a los demás ella gana, trabajando como una hormiga, sembrando semillas de bien, y como es un principio bíblico la ley de la siembra y la cosecha, como dice el Apóstol Pablo “No nos cansemos pues de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos”, ella segará, y recogerá los frutos de su siembra.

¡UN BIEN POR TI!, para la doctora Margarita Cedeño de Fernández.
Publicar un comentario