jueves, 12 de mayo de 2011

Grandes motivadores


Un empresario puede llevar mucho más lejos su empresa si hace que su personal llegue también más lejos del trabajo habitual, convirtiéndolos así en emprendedores internos. De esta manera, los ganadores terminan siendo todos: los clientes, los empresarios y, por supuesto, los mismos colaboradores.

Todos sabemos que el éxito de una empresa está bastante ligado con la percepción que tiene el público de ella. Lo que pocas veces se piensa es que, si bien esta imagen se forma por aspectos como la publicidad, la decoración de los locales y los productos o servicios ofrecidos, detrás hay una variable más importante: la motivación que tiene el personal de la empresa para cumplir con sus labores.

Así como la salud interna de una persona se refleja en su aspecto externo, la reputación que se perciba de una empresa será, en gran parte, reflejo del ambiente interno de esta, es decir, de cuán bien se sientan los colaboradores dentro de ella. Por ello, la importancia de motivar adecuadamente al personal hacia su trabajo, para inspirarlos a hacer más de lo que se espera y para fomentar su creatividad en sus labores diarias.

Sin embargo, además de motivarlos hacia el trabajo, también se les debe motivar al cumplimiento de sus ideales personales. Que encuentren que allí ellos pueden también desarrollar sus potencialidades y convertirse no solamente en mejores trabajadores, sino también en mejores personas. Una empresa cuyos trabajadores ven que el desarrollo de esta y el suyo propio van de la mano, es una garantía de un negocio exitoso, de empresarios y trabajadores contentos, y de consumidores y clientes satisfechos.
Fuente:Perú 21.PE
Publicar un comentario