martes, 31 de mayo de 2011

Clasicismo contra el caos

Cuando todo se derrumba y el llanto, el polvo y la polvora se desvanecen, el caos toma cuerpo. Es entonces cuando el orden se vuelve necesidad. El arte toma partido entre 1918 y 1936 en Europa y el clasicismo se configura como el relevo a la innovación. Así lo refleja la exposición “Caos y Clasicismo” que se presenta en el Museo Guggenheim de Bilbao.


DESTACADOS:.

-- Pablo Picasso llegó a decir en aquellos años que el arte de pintores de otras épocas estaba más vivo que nunca. Fue entonces ejecutó su obra más clasicista.

-- Pinturas de Giorgio de Chirico y de Carlo Carrà se muestran de dan la mano con las de Fernand Léger o las de Gino Severini.

-- El lado oscuro del clasicismo comienza a tomar forma cuando para Hitler el arte clásico proporcionaba una imagen de perfección humana a la que los alemanes debían aspirar. “Lo que empezó como algo inocente después de la Primera Guerra Mundial, desembocó en un sitio oscuro”, sentencia Kenneth E. Silver, comisario de la exposición.


Prepárense para imaginar el horror que se puede encontrar tras lo cotidiano. Una búsqueda de la calma a través de esculturas, pinturas, arquitectura, moda, arte decorativo o cine que hace olvidar una época convulsa, como fue el periodo de entreguerras europeo.
Publicar un comentario