lunes, 9 de mayo de 2011

10 curiosidades sobre Sigmund Freud


- Nació en Freiberg (hoy Pribor), Moravia, el 6 de Mayo de 1856. Esta localidad formaba parte del entonces Imperio Austro-Húngaro, y en nuestros días se encuentra dentro del territorio de la República Checa.

- Freud era judío. Aunque no era en modo alguno practicante y llegó a escribir duras críticas a la religiosidad, vivió desde muy pequeño el ambiente antisemita de la Europa de su tiempo. Tenía 4 años cuando llegó a Viena, y ahí habría de radicar hasta los 78 años, cuando la ocupación alemana lo obligó a exiliarse en Londres.

- Fue el hijo primogénito, y en muchos sentidos, el preferido de sus padres. Su madre lo llamaba “mi niño dorado” o “Sigi”. A él se le permitió acudir a la universidad, no sin arduos sacrificios, sabiendo que era una forma segura de ascender en la escala social. Fue un alumno brillante.

- Aprendió castellano por gusto propio, para ser capaz de leer El Quijote en su lengua original. Más adelante, cuando ya era famoso, revisó personalmente la primera traducción de su obra a nuestra lengua, hecha por Luis López Ballesteros y de Torres, cuyo trabajo Freud alabó y reconoció.

- Tuvo el deseo de estudiar leyes y dedicarse a la política pero, al final, optó por la medicina tras escuchar una conferencia de Carl Bruhl sobre el Ensayo Sobre La Naturaleza, atribuido a Goethe. En su etapa de estudiante, tuvo una destacada etapa como investigador en psicofisiología. Fue el primero en observar la posibilidad de que la diferenciación sexual de las anguilas no estuviera determinada genéticamente (intersexualidad).

- Tuvo que abandonar su trabajo como investigador de laboratorio y apresurarse a atender pacientes en consulta privada por la premura económica que adquirió al enamorarse de Martha Bernays y comprometerse con ella. La investigación no dejaba dinero suficiente, por lo menos no a corto plazo, y los pacientes de clase acomodada ofrecían mejores ingresos.

- En París, Freud aprendió a utilizar la hipnosis como técnica, en su estancia de investigación con Jean-Martin Charcot, el célebre médico francés y padre de la neurología, pero pronto la desechó por parecerle fútil en el tratamiento de sus pacientes.

- Es considerado uno de los maestros de la sospecha, junto a Marx y Nietzche, debido a la potencia crítica que su obra arroja sobre el excesivo racionalismo, heredero del pensamiento ilustrado, y la civilización occidental en general.

- La belleza y el estilo de sus escritos han sido alabados desde sus tiempos de estudiante. Dichas cualidades le valieron ganar el premio Goethe de literatura en 1930, dato curioso, al tratarse de un hombre de ciencia.

- Psicoanalizó a su hija, Anna Freud, quien más adelante tendría un papel importante en el desarrollo posterior del psicoanálisis. Es especialmente famosa por sus trabajos sobre la infancia.

- Murió en Londres el 23 de septiembre de 1939, aquejado de un severo cáncer en la mandíbula que, después de más de treinta operaciones a lo largo de muchos años, le llevó a pedirle a su médico la muerte asistida con inyecciones de morfina. Tanto su casa en Viena, donde vivió casi medio siglo, como la de Londres, donde pasó el último año de su vida, son, en la actualidad, dos prestigiados museos que reciben visitantes de todas partes del mundo.
Fuente:Xexenio
Publicar un comentario