miércoles, 6 de abril de 2011

¿A qué se dedican los ciudadanos de naciones que podríamos recorrer caminando?


En esta sección diariamente recogemos y promocionamos las anotaciones más curiosas y destacadas de la blogosfera que han sido portada en Bitacoras.com. Como la publicada hace tan sólo unas horas por Diego González en la bitácora "Fronteras", explicando las principales fuentes de ingresos de las naciones más diminutas del planeta. Los países analizados por Diego, ordenados de mayor a menor extensión son: Palaos, San Vicente y las Granadinas, Granada, Malta, Maldivas, San Cristoval y Nieves, Islas Marshal, Liechtenstein, San Marino, Tuvalu, Nauru, Mónaco y Ciudad del Vaticano. La mayoría de estas naciones cuenta con una población inferior a los 50.000 habitantes, aunque hay curiosas excepciones como Malta, cuyo censo registra 413.000. Después de leer el completo y extenso artículo, podríamos clasificar estos estados en dos grandes grupos: Isleños. Aquí podríamos englobar a Palaos, San Vicente y las Granadinas, Granada, Malta, Maldivas, San Cristobal y Nieves, Islas Marshall, Tuvalo y Nauru. La mayor parte del PIB de estos países se sustenta en el sector primario (agricultura y pesca fundamentalmente) y el turismo, llegando a representar hasta el 30% como en el caso de Maldivas. También es común que algunos de estos países reciban ingresos gracias a tratados y ayudas Internacionales. Entre otras curiosidades, llama la atención el caso de Tuvalu, principal comercializador del dominio de internet .tv, que llega a suponer una sexta parte del PIB. También el de Nauru, cuyos habitantes gozaron durante muchos años de un alto nivel de vida, gracias al estiercol producido por los murciélagos que habitaban en la región y que permitía exportar fosfatos a todo el mundo. El problema llegó cuando se agotaron las reservas hace unos diez años y desde entonces el país vive sumido en una profunda crisis. Continentales. De otro lado tendríamos a Liechtenstein, Mónaco y Ciudad del Vaticano, tres naciones mucho más cercanas cuya extensión no les impide ser de las más desarrolladas del mundo. Así ocurre por ejemplo con Liechtenstein, donde hay más empresas y más trabajadores que ciudadanos, puesto que hay más de trece mil personas que cada día cruzan la frontera desde Austria, Suiza o incluso Alemania para ir a su puesto de trabajo en el país, que destaca por su sector financiero e industria dental. Mónaco, por su parte, sobrevive gracias al amparo de los exiliados fiscales, que fijan su residencia en el Principado y sus actividades aportan hasta un 55% del PIB. Por último la peculiar Ciudad del Vaticano, donde la nacionalidad de sus 826 habitantes (en la actualidad), es otorgada por el Papa a aquellos que trabajan para la Santa Sede. Tras muchos años auspiciados bajo el apoyo económico del estado italiano, Vaticano tiene ahora la independencia económica que le reporta el Óbolo de San Pedro, el turismo y, sobre todo, las operaciones financieras e inmobiliarias realizadas por la Banca Vaticana.
Fuente:ABC Medios Verdes
Publicar un comentario