lunes, 11 de abril de 2011

LA ORACION POR PROVISIÓN


I – “EL PAN NUESTRO DE CADA DIA DÁNOSLO HOY.”
A- Estar en la voluntad de Dios. Pídale al Espíritu Santo que le ayude a desarrollar una vida personal de oración, constante, diaria, y a pasar tiempo en la palabra para tener comunión diaria con Jesús.

B- Ore pidiendo al Señor que lo arraigue en su iglesia local, y haga de usted una parte activa y sana dentro del cuerpo.

C- Examine sus hábitos de trabajo. ¿Es usted perezoso? ¿Es adicto al trabajo? Pida al Señor que le dé habilidad, eficacia, poder y equilibrio.

D- Examine sus ofrendas. ¿Está obedeciendo al Señor, trayendo los diezmos y ofrendas a su iglesia? ¿O es usted codicioso, tacaño, o un mal administrador? ¿Paga usted sus cuentas y tiene reputación de ser una persona honesta que cumple con su palabra? Dese tiempo para orar sobre estos asuntos.

II – CREA QUE LA VOLUNTAD DE DIOS ES PROSPERARLO.
A- Aprenda de memoria pasajes tales como Lucas 6:38 y Fil 4:19, para usarlos como declaraciones de fe cuando ore pidiendo por sus necesidades.

B- Medite en la palabra de Dios hasta que comprenda realmente y crea que es la voluntad de Dios bendecirlo.

III – SEA ESPECÍFICO.
A- Presente diariamente necesidades específicas delante de Dios.
B- Decida orar en lugar de preocuparse.

IV – SEA TENAZ. A- Reconquiste el terreno perdido que el diablo le ha robado. El desánimo y la incredulidad le han impedido obtener respuesta a sus oraciones. Tome nuevamente esas peticiones y persevere hasta que obtenga respuesta. B- Alabe al Señor porque él es Jehová-Jireh: El ve su necesidad con antelación y provee para ella.
Publicar un comentario