miércoles, 2 de febrero de 2011

El presidente de Yemen dice que no ampliará su mandato

SANÁ (Reuters) - El presidente yemení, Ali Abdulá Saleh, un aliado clave de Estados Unidos contra Al Qaeda, dijo el miércoles que no tratará de prolongar su presidencia, en una decisión que podría poner fin a sus tres décadas de gobierno cuando termine su mandato en 2013.

A la vista de las protestas que hicieron caer al presidente tunecino y amenazan a su homólogo egipcio, Saleh también se comprometió a no pasar las riendas del Gobierno a su hijo.

"Presento estas concesiones en interés del país. Los intereses del país están por encima de nuestros intereses personales", dijo Saleh al Parlamento, el consejo de Shura y miembros del Ejército.

"No (habrá) ampliación, ni herencia, ni una vuelta a empezar", agregó Saleh.

Sus declaraciones se produjeron antes de una manifestación prevista en Saná el jueves, que ha sido denominada "día de la ira", organizada por la oposición y considerada un barómetro del deseo y fortaleza del pueblo yemení para seguir los ejemplos de Egipto y Túnez a la hora de demandar un cambio de gobierno.

"Pido a la oposición que congele todas las protestas previstas, manifestaciones y sentadas", declaró Saleh.

El mayor partido de la oposición describió las concesiones como positivas, pero dijo que la manifestación se celebraría como estaba previsto.

"Consideramos que esta iniciativa es positiva y esperamos los próximos pasos concretos. En cuanto a nuestro plan de manifestarnos mañana, el plan se mantiene y será organizado y ordenado", dijo Mohammed al-Saadi, subsecretario del partido islamista Isah.

"Es una lucha pacífica a través de la cual la gente puede hacer escuchar su voz y expresar sus aspiraciones", añadió.
Publicar un comentario