viernes, 14 de enero de 2011

Dos evangélicos castigados por destruir una `aparición de la Virgen´ en el tronco de un árbol


MÉXICO, (Sipse / ProtestanteDigital.com)

Una pareja evangélica fue acusada por sus vecinos de destruir a machetazos una supuesta aparición de la Virgen de Guadalupe en el tronco de un cedro, en la comunidad de Trapich. El poblado, de mayoría católica, pidió que se les sancionase con trabajos comunitarios como condición para que pudieran seguir viviendo allí, algo a lo que las autoridades y los acusados accedieron.

Fueron dos niños quienes se percataron de una imagen en el tronco de un cedro que no estaba en ese sitio un día antes, por lo que acudieron a la gente del pueblo que se convencieron de que era la imagen de la Virgen en el tronco del árbol. De inmediato muchas mujeres de la comunidad trajeron flores y efectuaron algunos rezos. La noticia corrió por el pueblo, tras lo que Zenaida Pat Aké y su esposo Pedro Bak Aguilar, que son evangélicos, llegaron hasta el lugar y con un machete destrozaron la parte del árbol en que apareció la imagen.

Nazario Sánchez Carrillo, secretario general del Ayuntamiento, y Jorge Ortiz, juez calificador, citaron a la pareja que fue señalada por la población de atentar contra sus usos, costumbres y creencias al destrozar con un machete la imagen que, según señalan, era de la Virgen de Guadalupe, que apareció en un árbol de la comunidad el día 1 de enero.

Zenaida Pat Aké y Pedro Bak Aguilar se presentaron de manera voluntaria, luego de ser citados por el juez calificador. Asistieron al juzgado el secretario de la Comuna, Nazario Sánchez Carrillo, y el subdelegado del pueblo, Faustino Poot Huchín, quien explicó en maya ante las autoridades que la comunidad se reunió y tomó el acuerdo para que por tres días consecutivos y en jornadas de seis horas, el matrimonio realizara trabajos de beneficio comunitario.

«Eso quiere decir que deben limpiar el parque central del pueblo, la clínica y una buena parte de la escuela. Los más grandes de la comunidad van a vigilar que cumplan con el tiempo y el trabajo que se les está encomendando a cambio de que no se vayan, pues la decisión era que se fueran o, en su caso, que sean encerrados en la cárcel, pero entendemos que tienen un hijo pequeño y se determinó que mejor se les sancione con una pena de trabajo comunitario si lo que quieren es seguir quedándose en la población», señalaba el subdelegado.

Este domingo las autoridades confirmaron que el matrimonio cumplió las tareas y firmó un documento mediante el que se comprometen a respetar las manifestaciones religiosas de las personas, y profesar por su parte la fe evangélica que tienen desde hace un año.

La mayoría de los cuatrocientos habitantes, católicos y devotos de la Virgen de Gudalupe, se encontraban indignados por la acción de la pareja evangélica. Según testimonios de los vecinos «esta familia fue creyente en la religión católica, y hace unos años, de la noche a la mañana se convirtió en evangélica, y con sus acciones están afectando a nuestra religión».
Publicar un comentario