miércoles, 8 de diciembre de 2010

Mil millones de personas, sin acceso a atención sanitaria


07/12/2010 (Reuters/ProtestanteDigital.com)

Aproximadamente 1.000 millones de personas no pueden permitirse ningún servicio sanitario, y el pago por la atención médica empuja cada año a 100 millones de personas a la pobreza, dijo la Organización Mundial de la Salud.

En un informe mundial sobre la financiación de los servicios de salud, el organismo que gestiona la sanidad en las Naciones Unidas dijo que todos los países, ricos y pobres, podrían hacer más para conseguir una cobertura universal e instó a pensar formas de aumentar la eficacia y usar nuevos impuestos y medidas innovadoras para recaudar fondos que incrementen el acceso a los cuidados sanitarios.

"Para muchos, los servicios sanitarios simplemente no existen, para otros no se lo pueden permitir. Cuando no son asequibles, significa que tienen que optar por no usarlos o por atravesar graves dificultades económicas", dijo David Evans, director de la financiación de sistemas sanitarios en la OMS, en una comunicación sobre los resultados del informe.

El Informe Mundial de Salud 2010 muestra los pasos que los países pueden dar para aumentar los fondos y reducir las barreras financieras para acceder a los servicios sanitarios, y para hacerlos más eficientes.

Halló que para que los pobres dejen de pagar por la sanidad, los pagos directos deberían ser menos del 15 o el 20 por ciento del gasto sanitario total del país.

Actualmente, en 33 países de ingresos medios y bajos, los pagos directos de individuos que reciben atención médica representan aún más del 50 por ciento del total del gasto sanitario.

IMPUESTOS “SOLIDARIOS”
Sugirió que los gobiernos deberían contemplar diversificar los ingresos con los impuestos a productos como el tabaco y el alcohol, las tasas de transacción actuales y los impuestos de "solidaridad" nacional en ciertos sectores.

Si India implementara un gravamen del 0,005 por ciento a las transacciones en moneda extranjera, podría recaudar 370 millones de dólares al año, según el informe. Gabón recaudó 30 millones de dólares para sanidad en 2009 al imponer un impuesto del 1,5 por ciento a las compañías que manejan las remesas y un 10 por ciento a los operadores de telefonía móvil.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, escribió en el preámbulo del informe que "nadie que tenga necesidad de cuidados sanitarios, sean curativos o preventivos, debería arriesgarse a arruinarse como resultado".

"Mientras el mundo afronta la crisis económica, la globalización de enfermedades y las demandas crecientes de los cuidados crónicos (..) nunca ha sido mayor la necesidad de una cobertura sanitaria universal, y de una estrategia para financiarla", dijo el texto.

"No hay un remedio mágico para lograr el acceso universal. Sin embargo, la amplia gama de experiencias en todo el mundo sugiere que los países pueden avanzar más rápido", añadió.

MEDICINAS CARAS E INNECESARIAS
La OMS dijo que habitualmente el 20 al 40 por ciento del gasto sanitario se desperdicia, a menudo a través del gasto en medicinas caras pero innecesarias, en una gestión hospitalaria poco eficaz y en un mal uso del tiempo de los profesionales preparados.

Más de la mitad de todas las medicinas en todo el mundo se prescriben, dispensan o venden inadecuadamente y la mitad de los pacientes no se toman las medicinas según la prescripción. Un mejor uso de los medicamentos podría ahorrar a los países hasta un 5 por ciento del gasto sanitario, dijo.

Para mejorar la eficacia, sugirió diez áreas donde se pueden hacer cambios, incluidos la reducción del gasto innecesario en medicinas, la selección de adecuada de medicamentos y la adopción de una política de genéricos.

El informe halló que algunos países pagan bastante más por medicamentos que otros - en algunas naciones los precios son hasta 67 veces la media internacional. La estrategia de Francia de sustituir genéricos llevó a un ahorro equivalente a 1.940 millones de dólares en 2008, dijo.
Publicar un comentario