martes, 12 de octubre de 2010

Lindsay Lohan también es adicta a la cocaína


LOS ANGELES, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

La joven actriz pasó los últimos años dando tumbos, siendo detenida por conducción temeraria y consumo de alcohol y otras sustancias, hasta que finalmente se decidió a ingresar en el centro Betty Ford de desintoxicación. Tras saber que allí recibía terapia por su adicción al e-mail y a Twitter, ahora averiguamos su mayor problema: la cocaína.

Ya hace dos semanas desde que Lindsay Lohan decidió poner fin a su rutina de detenciones y abuso de sustancias, e ingresó en la clínica Betty Ford de Los Angeles, un centro muy prestigioso en el que se han tratado numerosas estrellas de Hollywood.

Pero poco hemos sabido de cómo le va a Lindsay ahí dentro. Más allá de conocer las rutinas de trabajo y los horarios de visita de sus familiares, nada se ha dicho sobre el tratamiento de la actriz.

No fue hasta la semana pasada que supimos que estaba rehabilitándose de su adicción al e-mail y a Twitter, cuyo uso le habían limitado, pero parece que ese problema quedaba en nada con su principal adicción: la cocaína.

"El problema primordial de Lindsay es la cocaína", afirman fuentes de 'RadarOnline'. "Se sometió a una rigurosa evaluación y se descubrió que tiene una gran dependencia por la cocaína".

Una vez confirmado lo que muchos sospechaban, ahora sólo le queda luchar para salir adelante. "En este momento, Lindsay se encuentra en un punto crítico de su desintoxicación y recuperación, y lo está haciendo bien", asegura la misma fuente
Publicar un comentario