martes, 19 de octubre de 2010

LA DGII Y LOS IMPUESTOS A TRASPASOS DE VEHICULOS


Por Isabel Franco

El día de hoy pude comprobar una vez más, la incongruencia y abusos que se cometen en nuestro país, en lo referente al pago de impuestos. Sabemos que el gobierno central busca ansiosamente recibir recursos para poder cubrir los déficits que se producen cuando no se administran bien estos, y es entonces cuando se le carga el dado al ciudadano.

Como soy cristiana para la gloria de Dios me dirigí a la oficina de la DG11 a pagar los impuestos correspondientes para traspasar un vehículo que compre hace dos anos.

Aunque trate infructuosamente que me dieran el valor por teléfono me dijeron que no se hacía por teléfono y que tenía que ir personalmente, que era sobre la base del 2% del valor del vehículo y a partir de ahí según una famosa tabla que ellos tienen se le cobraba mora y recargo; lo que significa que uno debe imaginarse lo que le van a cobrar y andar con una suma de dinero encima, si uno no se maneja con tarjeta de crédito.

Es entonces que pude apreciar mas, el precio que pagamos los cristianos por agradar a nuestro Dios, ya que antes de ir, alguien me sugirió que hiciera un acto de venta nuevo para que no me cobraran recargo, a lo que me negué por entender que esto era mentir lo cual desagrada a nuestro Señor.

Debo decirles que pague tres veces el valor del impuesto en mora y recargo lo que me parece insólito e injusto, que se castigue al que cumple con la ley, mientras que los que no tienen temor de Dios lo solucionan fácilmente haciendo actos de venta nuevos o alterando el valor del vehículo.

Qué pena que nuestras instituciones incentiven a la mentira en lugar de ayudar a que las personas cumplan, ya que si fueran más justos en el cobro de estos impuestos, no habría necesidad de alterar documentos.

Debo aclararles que no había hecho el traspaso porque no disponía de los recursos para hacerlo, y doy gracias a Dios que me suplió para hacerlo aunque la suma haya sido abusiva.

Exhorto a los organismos correspondientes que revisen esta famosa y abusiva tabla de la DGII y que se aplique una penalidad justa a las personas que por una u otra causa no hayan podido realizar su traspaso.
Publicar un comentario