jueves, 14 de octubre de 2010

EL ORGULLO RELIGIOSO


Por Isabel Franco
Hace unos dias escuché con mucha pena a un amigo muy amado decir que se siente muy orgulloso de ser católico. Cuando escuché esta aseveración de inmediato sentí que el Espiritu Santo se contristaba, no porque fuera católico sino por el orgullo que manifestaba sentir al respecto.

La Palabra de Dios dice que Dios resiste al orgulloso y da gracia al humilde. No podemos sentirnos orgullosos de ninguna religión, de lo único que deberiamos gloriarnos como dice el apostol Pablo, es de las marcas de la cruz de Cristo, esa es una de las caracteristicas del verdadero cristiano, porque cuando Jesús entra al corazón , El se convierte en el centro de nuestras vidas, El la dirige, y la búsqueda constante de su presencia se hace imprescindible en nuestro diario vivir.

La mayoría de las doctrinas falsas hablan de Jesús, pero le quitan la gloria, dicen creer en su sacrificio en la cruz pero lo invalidan, porque todavía están en tinieblas y su luz no les ha alumbrado.

Cuando el Espiritu de Dios viene a morar en nosotros su unción nos enseña todas las cosas, porque El conoce todo lo oculto de Dios y nos lo revela a nosotros, por eso el que no le acepta como manda su PALABRA haciéndolo REY y SeñOR de su vida no tiene entendimiento, y no puede discernir la verdad.

Esas fortalezas mentales que las falsas religiones y doctrinas levantan en el pensamiento y el corazon del hombre, son dificiles de derribar, porque ellos mismos cierran su corazón a todo lo que contradiga sus conceptos humanos aprendidos de sus falsos maestros.

Por eso Jesús le dijo a Nicodemo que para entrar al reino de los cielos habia que nacer de nuevo, es decir que hay que borrar todo lo que se aprendió para entrar el conocimiento de la fe verdadera que es en Cristo Jesús y su santa PALABRA.
Publicar un comentario