jueves, 16 de septiembre de 2010

Nuevo estudio sobre mujeres asocia la actitud ante la vida y el ánimo con la salud cardiovascular


Un equipo de investigadores de la Universidad de Pittsburg (Estados Unidos) analizó si podía existir una relación entre el optimismo y la manifestación de enfermedades, exclusivamente, en mujeres.

Tras estudiar unos 95.000 casos de féminas de entre 50 y 79 años, el equipo concluyó que sí, que la actitud también puede influir mucho en el estado de salud, y que se traduce en un menor riesgo de desarrollar problemas coronarios e, incluso, de muerte.

Además de esto, también se corroboró que una actitud más positiva para con la vida también reduce la incidencia de trastornos directamente vinculados con el estado de ánimo, como la irritabilidad, el estrés y la depresión.

Los expertos liderados por la doctora Hillary Tindle encontraron después de un período de seguimiento de nueve años que la actitud sí influye mucho en el estado de salud: aquellas que manifestaron ser positivas presentaron un 9 por ciento menos de riesgo de sufrir trastornos coronarios en relación con sus pares más negativas, además, la posibilidad de muerte se redujo en un 14 por ciento.

Según se publicó en la revista especializada Circulation, las mujeres con un alto grado de irritabilidad, angustia, resentimiento e incluso hostilidad fueron un 16 por ciento más propensas a morir en los primeros ocho años de estudio en comparación con sus ‘ congéneres’ alegres y positivas.

Así también, se detectó que las féminas del último grupo presentaban menor riesgo de desarrollar otras enfermedades como diabetes, hipertensión, colesterol alto, depresión, o bien de caer en adicciones y conductas de riesgo como el tabaquismo y el sedentarismo.

El doctor Domingo Turri, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Austral (en Argentina), por su parte, consultado sobre la enfermedad cardiovascular en las mujeres, dijo que se trata en realidad de’ una de las principales causas de muerte’ , que incluso superaría en importancia al cáncer de mama.

‘ Por esto, mientras que la reducción de la mortalidad cardiaca es una realidad en la población masculina, en la femenina no sólo no ha disminuido sino que por factores asociados como el tabaquismo, el sedentarismo y el incremento de la expectativa de vida, va en aumento’ , añadió el especialista.

El problema en la mujer radica en que si bien durante su edad fértil, es decir, desde su primer ciclo menstrual hasta la menopausia, los estrógenos actúan como ‘ escudo protector’ frente a determinadas patologías, incluidas las del corazón, cuando su nivel hormonal baja, también se reducen esas ‘ defensas’ .

De aquí que sea necesario incrementar los recaudos: los pilares para prevenir trastornos como la hipertensión y la diabetes, y de orden coronario, son el ejercicio y la dieta.
Publicar un comentario