jueves, 16 de septiembre de 2010

Atrapada en un camarote


Una mujer discapacitada se gasta 2.600 euros en un crucero adaptado que al final resulta no estarlo. Estuvo una semana sin poder salir del barco.

Un crucero de placer por ciudades costeras del Mediterráneo junto a su madre e hija. Ése es el sueño por el que Natàlia Sans llevaba más de un año suspirando y por el cual se decidió a ir a una conocida agencia de viajes de Maó. La única condición era que tanto el barco como las excursiones en autobús estuviesen adaptadas porque -no hace falta decirlo- ella padece una discapacidad que la obliga a ir en silla de ruedas. «Me dijeron que sí a todo y me confíe. Luego me lleve un chasco», lamenta ésta resignada tras pagar 2.600 euros (sin contar el desplazamiento hasta Barcelona) por un viaje que nunca colmó sus pretensiones.

Nada más franquear la habitación de su camarote ya se dio cuenta Natàlia de que este crucero no sería como había imaginado. Le prometieron una habitación triple con lavabos adaptados y en su lugar se encontró una doble sin el baño esperado. Tuvo que ser la tripulación la que «con sus buenas intenciones» le hiciera «un apaño» juntándole dos habitaciones. «Una solución tercermundista», comenta indignada.

Pero la sorpresa mayúscula llegó cuando hizo escala en el primer puerto y se encontró con que el autobús que había contratado la agencia «tampoco estaba adaptado», obligándola a ella, a su madre y a su hija a quedarse en el barco sin posibilidad de hacer ninguna excursión. «En ese momento me sentí muy estafada», asegura.

En varias ocasiones se puso en contacto con la agencia de viajes de Maó y la única solución que le dieron es que contratara a un par de personas para que la subieran al autobús. «No soy ningún saco de patatas. Pagué ese dinero porque quería un viaje de calidad», explica Natàlia que sólo disfruto del puerto de Nápoles porque es el único «que no esta anclado en una zona industrial».

Ahora exige a la agencia que le reembolse el dinero que pagó por este crucero del que, dice, le costó «más de un año» reunir en su totalidad. Ultima Hora Menorca se puso en contacto con esta agencia que rehuso hacer ningún tipo de declaraciones sobre este caso.

Fuente: La Bilibirrubina.
Publicar un comentario