martes, 24 de agosto de 2010

Ocho horas atrapada con el brazo en un retrete por intentar coger el móvil


Lu Lei, una estudiante china estaba en el retrete usándo su móvil, cuando le sobrevino la tragedia: su teléfono nuevecito acababa en el fondo del inodoro mientras escribía un mensajito de texto. Del inodoro asiático, se entiende.

China tienen una gran ausencia de lavabos donde poder sentarse al estilo occidental, pues la mayoría son del tipo asiático (letrinas turcas, un hoyo en el suelo), una trampa muy dolorosa para el inconsciente que mete el brazo hasta el fondo para recuperar cualquier cosa.

Lu Lei no lo sabía. Pero sabía que su telefono nueva era motivo más que suficiente para bajar al lodo a por él.

A Lei le dió al principio vergüenza alzar la voz en busca de ayuda, pero después de ocho horas tratando de liberarse comenzó a gritar. Los equipos de emergencia tuvieron que desmontar toda la cabina y picar el hormigón alrededor del inodoro con un martillo neumático.

Mientras tanto la chica, tras tres cuartos de día oliendo los vapores que emanaba el pequeño pozo negro, caía desmayada mientras procedían a su rescate. Incluso le pusieron una toalla a modo de almohada, para que no tuviera que plantar la cara en la sucia loza, que bastante tenía ya la pobre.

Fuente:Noticias Curiosas e insólitas.
Publicar un comentario