miércoles, 11 de agosto de 2010

Científicos usan salmonella para exterminar células cancerosas

LONDRES (Reuters) - Tratar ciertos tumores con la bacteria salmonella puede inducir una respuesta inmune que provoca la muerte de las células cancerosas, hallaron científicos, en un descubrimiento que los ayudaría a crear medicación precisa para terminar con la enfermedad.

Investigadores de Italia y Estados Unidos que trabajaron en laboratorio con células cancerosas de ratones y seres humanos indicaron que su estudio ayudaría a desarrollar nuevos tratamientos contra el cáncer del tipo de las inmunoterapias o vacunas terapéuticas, que incentivan al sistema inmunológico del cuerpo a combatir la enfermedad.

"Hicimos experimentos primero en ratones y luego con células cancerosas e inmunes de pacientes humanos y hallamos que la salmonella realizaba exactamente el mismo trabajo", dijo Maria Rescigno, del Instituto Europeo de Oncología en Milán, quien trabajó en el estudio.

"Ahora estamos listos para (avanzar a las pruebas con) humanos, pero estamos esperando la autorización", añadió.

Los científicos señalaron que creían que la bacteria salmonella, que usaron de una manera segura que no causa la enfermedad, ayudó al sistema inmune del cuerpo a detectar a las células cancerosas para luego eliminarlas.

En las primeras etapas del cáncer, las células inmunes suelen reconocer a las tumorales como anormales y destruirlas, explicaron los autores del estudio, publicado el miércoles en la revista Science Translational Medicine.

Pero a medida que el cáncer avanza y prolifera, las células pueden volverse invisibles para el sistema inmunológico por una falla en el mecanismo por el cual una proteína llamada connexin 43 permite la comunicación entre los distintos tipos celulares y habilita el sistema de alerta.

En este estudio, los investigadores observaron principalmente células de melanoma, la forma más letal de cáncer de piel, sin cura y con pocos tratamientos disponibles.

Rescigno y sus colegas hallaron que inyectando salmonella en los ratones con cáncer y en las células humanas de melanoma elevaban la cantidad de connexin 43 en las células tumorales.

Como resultado, se formaban nuevos canales de comunicación y las células inmunes se activaban y se dirigían a eliminar a las cancerosas.

La técnica también protegió a los roedores de la expansión del cáncer a otras partes del cuerpo, señaló Rescigno, quien sugirió la posibilidad de desarrollar una estrategia preventiva del tipo de la vacunación.

Fuente: Yahoo Noticias
Publicar un comentario