miércoles, 30 de junio de 2010

Lizzie, la joven que no engorda con nada


Lizzie Velásquez, de 21 años de edad y estudiante universitaria en Austin, Texas padece una extraña enfermedad que la mantiene en un estado esquelético y le impide hacer una vida normal, pesa sólo 59 libras (27 kilos) y come cada 15 minutos. A pesar de ello, la joven no consigue aumentar su peso.

Lizzie no tiene ni un solo gramo de grasa corporal y hace un promedio de 60 comidas al día para mantenerse en pie y con fuerzas. En total, llega a ingerir entre 5.000 y 8.000 calorías diarias.

La joven sufre la enfermedad, que sólo afecta a tres personas en todo el mundo, desde que tenía ocho meses, según ha informado el rotativo británico The Daily Telegraph. Lizzi nació con apenas 800 gramos y con cuatro semanas de adelanto, los médicos no se explicaban cómo podía haber sobrevivido.

La mamá de la joven contó que de bebé debían vestirla con la ropa de muñecas, porque las prendas de bebés eran muy grandes para ella. Los médicos auguraron a sus padres que Lizzie no podría hablar, caminar, es decir, que se olvidaran de una vida normal, sin embargo, y a pesar de la palabra de los especialistas, Lizzie ha desarrollado todo su cuerpo (huesos, órganos incluso el cerebro) pero más pequeños de lo habitual.

La universitaria no se priva de nada: "como patatas fritas, caramelos, chocolate, pizza, pollo, helados y tartas durante todo el día, por lo que me enfada que la gente me acusa de ser anoréxica", confesó la joven al periódico británico.

Ha tenido problemas de vista, su sistema inmunológico es muy débil y en una ocasión necesitó una trasfusión de sangre masiva. A la fecha no hay un diagnóstico claro sobre su raro padecimiento, los médicos creen que se puede tratar del Síndrome Progeroide Neonatal, que causa un envejecimiento acelerado y la pérdida continua de peso.

Nadie puede predecir que pasará con Lizzie en el futuro pero su historia es un ejemplo de lo que puede lograrse cuando te agarras a la vida.

Fuente: Aol noticias.
Publicar un comentario