sábado, 12 de junio de 2010

Cuba libera a un preso político enfermo y acerca a otros seis


LA HABANA (Reuters) - Cuba liberó el sábado a un preso político en malas condiciones de salud y otros seis están siendo transferidos a cárceles más cercanas a sus familiares, en otro fruto del inusual diálogo entre el Gobierno de Raúl Castro y la Iglesia Católica.

Un comunicado emitido por el Arzobispado de La Habana el viernes por la noche informó de los traslados y sobre la liberación condicional del reo político Ariel Sigler Amaya, que había permanecido internado en una clínica en la capital cubana.

Las medidas se produjeron de cara a una visita a Cuba la semana próxima del canciller del Vaticano, Dominique Mamberti.

Este es el segundo traslado en el mes, que eleva a 12 el número de presos políticos transferidos por el Gobierno a cárceles cercanas a sus lugares de residencia, una vieja demanda de los familiares que se quejaban de tener que trasladarse a regiones remotas para visitarlos.

"La noticia me sorprendió (...) Yo siempre decía que mi esposo sería unos de los últimos en ser trasladados", dijo por teléfono a Reuters Laura Pollán, del grupo Damas de Blanco y esposa del disidente Héctor Maceda.

Maceda, de 67 años y condenado a 20 en 2003, sería trasladado hacia La Habana desde la provincia de Matanzas.

Pollán, que lidera desde hace siete años las marchas del grupo de madres y esposas que caminan con galdiolos en las manos para pedir la liberación de sus parientes, aplaudió la mediación de las autoridades católicas.

"La Iglesia está jugando un buen papel como mediadora, tenemos mucho que agradecerle", dijo.

En abril las autoridades católicas intervinieron ante el Gobierno para que frenara el acoso por parte de sus partidarios contra las mujeres, que en marzo fueron ofendidas en plena calle e impedidas de marchar.
Publicar un comentario