domingo, 9 de mayo de 2010

Se suicida ex esposo de Angelita Trujillo


Ex coronel hallado muerto en su casa junto a la pistola que portaba como oficial retirado
Escrito por: ÁNGELA PEÑA ( a.pena@hoy.com.do)

Luis José León Estévez siempre era vinculado a grandes crímenes y torturas durante la tiranía de su suegro de entonces Rafael Trujillo. Incluso un tribunal lo condenó en contumacia en 1965 a 30 años de cárcel por el asesinato de ajusticiadores del tirano.

En 1977 fue favorecido con un “no ha lugar” por prescripción de la pena. Se instaló en el país, viniendo del exilio, hasta su trágica muerte la noche del viernes. A la derecha, una foto que le fue tomada recientemente. A continuación, imagen de la boda con Angelita.

Luis José León Estévez, quien según versiones se suicidó la noche del viernes de un disparo a la cabeza, fue el primer esposo de Angelita Trujillo. Se casaron el 4 de enero de 1958 en ceremonia celebrada en una capilla anexa a Estancia Radhamés, residencia del dictador Rafael Trujillo y su esposa María Martínez, padres de la novia.

La pareja procreó tres hijos: Luis José, Rafael Leónidas y María de los Ángeles.

En 1968 León Estévez declaró en Madrid: “Mis niños fueron secuestrados por su madre”, en una entrevista que reprodujo en Santo Domingo el periódico “El Tiempo”. Angelita contrajo segundas nupcias con el coronel piloto Luis José Domínguez Rodríguez.

León Estévez, a quien apodaban “Pechito”, fue condenado en contumacia el 4 de febrero de 1965 a 30 años de trabajos públicos y al pago de las costas, acusado de haber participado, junto a Ramfis Trujillo, en los asesinatos de Pedro Livio Cedeño, Modesto Díaz, Luis Manuel Cáceres, Huáscar Tejeda, Salvador Estrella Sahdalá y Roberto Pastoriza, héroes del 30 de Mayo que fueron eliminados en la “Hacienda María”.

También se le vinculó a las muertes de Félix Calderón, Fabriciano de la Cruz y Pedro María Romero Alcántara.

El 28 de junio de 1977 fue favorecido con un auto de no ha lugar, dictado por el juez Bienvenido Melo Germán, quien consideró que había prescrito la sentencia. El fiscal del Distrito Nacional de entonces, Augusto César Canó González, lo recibió en su despacho y ordenó su libertad, según una crónica del Listín Diario de la fecha.

Últimos años. Del apuesto cónyuge de la llamada “Hija Mimada del Jefe” quedaba en los últimos años un hombre delgado, calvo, sordo. Usaba audífonos especiales.

Acusado reiteradamente de torturador por antitrujillistas que pasaron por las cárceles, vivía casi en clandestinidad aunque muchos aseguran que fungía de diácono en la iglesia “Nuestra Señora de la Divina Provindencia”, en Arroyo Hondo, donde daba la comunión. El párroco de este templo es el sacerdote Rafael Marcial Silva.

Pese a que en 2002 puso en circulación un libro, “Yo, Ramfis Trujillo”, pocos le veían. Del volumen se han impreso siete ediciones.

Su editor, Orlando Inoa, recibía constantemente la visita de León Estévez y prolongados testimonios del trujillato. Algunos se publicaron en las “Memorias de Johnny Abbes”, anotadas por el reconocido intelectual. Le hablaba mucho de Ramfis Trujillo, además. “Tenía devoción y respeto por Ramfis, decía que era su protector y que lo trató mejor que un hermano”, manifestó Orlando Inoa, quien le tomó las fotos recientes que ilustran este reportaje.

Piensa que el ex influyente esposo de Angelita sufría estrechez económica. Producto de un acuerdo entre ambos, León recibiría ejemplares de su libro a un precio económico, porque Inoa auspició las siguientes ediciones a la primera, y él los colocaba en farmacias para obtener las ganancias. A veces iba a comprar solamente dos. Él mismo diseñaba la promoción. Su último encuentro con el editor fue hace dos semanas.

León Estévez nació en Licey, Santiago, el 16 de agosto de 1931, hijo de Manuel León Jiménez y Dolores Estévez Cabrera. En 1949 fue nombrado cadete del Ejército Nacional y en 1952 enviado a estudiar a la Escuela Militar de Venezuela. Fue director fundador de la Academia de las Fuerzas Armadas Batalla de Las Carreras y luego director del Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas (CEFA). Hasta 1961 fue coronel de la Aviación Militar Dominicana. Con frecuencia viajaba a España.

Su cadáver estuvo expuesto el día de ayer en la “Funeraria Blandino”.

Leandro Guzmán

“El se ajustició a sí mismo”

“No me alegro porque soy una persona cristiana. Él se ajustició a sí mismo porque tenía mucha carga de conciencia”. Con esta expresión reaccionó el ingeniero Leandro Guzmán, catorcista, ex esposo de María Teresa Mirabal y torturado en la cárcel de La 40, al saber de la muerte del coronel retirado Luis José León Estévez. Guzmán definió al suicida como un hombre frío que iba bien temprano en la mañana a tomar informaciones que daban los presos torturados y a comunicar decisiones de Trujillo. Relata que León no lo torturó, ni tampoco vio que se lo hiciera a otros prisioneros de La 40. A quien sí recuerda Guzmán como uno de sus torturadores es a Rafael León Estévez, hermano del suicida, que aún se encuentra con vida. “Me golpeó en una forma tan terrible que le dijeron: cuidado que aún no está totalmente interrogado”, dijo Guzmán al referirse a Rafael León, quien se dedica a la venta de vehículos.

Sin embargo, Luis José, prosigue Guzmán, hizo mucho daño porque era un hombre de confianza de Ramfis Trujillo y participó en la masacre de la Hacienda María, donde acribillaron a varios de los expedicionarios que llegaron al país en junio de 1959 con la decisión firme de derrocar al régimen de Rafael Leónidas Trujillo. Guzmán recuerda que en enero de 1960 fue cuando se conformó la directiva del movimiento, pero ya entonces se encontraba infiltrado por el régimen. Guzmán apunta como hecho coincidente con el suicidio de Estévez, la publicación del libro de Angelita Trujillo.
Publicar un comentario