martes, 18 de mayo de 2010

Mitchell llega a Oriente Medio para impulsar el diálogo entre israelíes y palestinos


Jerusalén, 18 may (EFE).- El enviado especial de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell, llegó hoy a la región para impulsar las negociaciones de paz indirectas entre israelíes y palestinos en las que ejerce como mediador.

La visita se produce después de que el pasado día 9 arrancó este nuevo proceso de diálogo impulsado por la Casa Blanca, con un plazo fijado de cuatro meses de duración, y tras el que se prevé que se reanuden las conversaciones cara a cara entre las partes.

Mitchell tiene previsto entrevistarse mañana, miércoles, con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás; con el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, y otros responsables en la ciudad cisjordana de Ramala, dijeron a Efe fuentes diplomáticas estadounidenses.

Tras su llegada esta tarde el enviado tenía fijado un encuentro en Tel Aviv con el ministro israelí de Defensa y ex primer ministro laborista, Ehud Barak, agregaron las fuentes.

Ya el jueves, Mitchell se entrevistará en Jerusalén con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, después de que concluya la festividad judía de "Shavuot", confirmaron fuentes oficiales israelíes.

El jefe del Ejecutivo israelí convocó hoy a su foro de siete destacados ministros para prepara la reunión con el enviado norteamericano, informaron medios locales.

"Se trata de otra nueva visita de Mitchell destinada a ayudar a impulsar las 'conversaciones de proximidad' a fin de que podamos llegar a una situación en la que ambas partes puedan hablar cara a cara cuanto antes", precisaron las fuentes diplomáticas norteamericanas.

Las conversaciones mantenidas entre las partes con el enviado de la Casa Blanca se están caracterizando por la discreción, y es que a diferencia de anteriores visitas a la zona, en las últimas ocasiones apenas ha trascendido comentario alguno acerca de la agenda o el contenido de las reuniones.

El recién iniciado diálogo indirecto pone fin a dieciséis meses de estancamiento en el proceso de paz, resultado de la ofensiva militar israelí en la franja de Gaza entre diciembre de 2008 y enero de 2009, que enterró las negociaciones lanzadas en Annapolis (EEUU) a finales de 2007.

La ANP exigía la completa paralización de nuevas construcciones en los asentamientos judíos de Cisjordania y en Jerusalén Este para retomar el diálogo, condición que Israel rechaza de forma oficial.

Sin embargo, los palestinos pueden haber aceptado emprender el diálogo bajo mediación tras recibir garantías de Washington de que quedarían paralizados los mencionados proyectos de edificación.
Publicar un comentario