sábado, 10 de abril de 2010

Presidente polaco y altos mandos mueren en un accidente aéreo en Rusia


Decenas de miles de personas se hallaban reunidas el sábado en la noche ante el Palacio presidencial en Varsovia, en homenaje a las víctimas del accidente del avión del presidente Lech Kaczynski, comprobó un fotógrafo de la AFP.

El Tupolev-154 transportaba 97 personas, entre ellas Kaczynski con su esposa, el presidente del Banco Central polaco, Slawomir Skrzypek, el jefe del estado mayor de las fuerzas armadas, Franciszek Gagor, y otros responsables polacos. No hubo sobrevivientes.

La delegación se dirigía a Katyn, cerca de Smolensk, para asistir a un acto en homenaje de los oficiales polacos ejecutados hace 70 años por la policía de Stalin.

"El avión chocó con árboles, se estrelló y se incendió", declaró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores polaco, Piotr Paszkowski, al canal TVN24.

Las autoridades rusas achacaron la responsabilidad del accidente a los pilotos. El general Alexander Alyoshin, subjefe de la fuerza aérea rusa, dijo que ignoraron varias veces las instrucciones de los controladores aéreos rusos.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, pidió el sábado a los investigadores determinar "lo más rápidamente" posible las causas del accidente.

Su homólogo polaco Donald Tusk y el hermano gemelo del presidente difunto. Jaroslaw Kaczynski, se trasladaron al lugar del drama, cerca de Smolensk, en el oeste de Rusia, anunciaron las agencias de prensa rusas.

El primer ministro ruso Vladimir Putin, que dirige la comisión encargada de investigar el accidente, se reunió con Tusk en el lugar y depositó una corona de flores, indicó la agencia RIA Novosti.

Poco antes Putin había declarado con respecto al accidente: "nunca había ocurrido nada semejante".

Los cuerpos de las 97 víctimas fueron hallados, anunció el ministro ruso de Situaciones de Emergencia, Serguei Choigu.

"Todos los cuerpos de las víctimas fueron recobrados y hemos comenzado a enviarlos a Moscú", añadió.

Polonia debe organizar una elección presidencial antes de fin de junio, según estipula la Constitución polaca.

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, expresó sus "más profundas y sinceras condolencias" luego de la muerte de su homólogo polaco, Kaczynski, y decretó un día de duelo nacional el lunes.

"En nombre del pueblo ruso, expreso mis más profundas y sinceras condolencias" a Polonia, declaró en un mensaje televisivo al pueblo polaco.

Esta catástrofe aérea suscitó reacciones y mensajes de condolencias en el mundo entero.

El presidente estadounidense Barack Obama dijo que la muerte de Kaczynski era "devastadora para Polonia, Estados Unidos y el mundo", expresando sus "más sinceras" condolencias a las autoridades polacas.

A su vez, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "quedó consternado al oír la noticia sobre el accidente del avión en que el presidente polaco, Lech Kaczynski, su esposa y muchas otras personas, incluyendo funcionarios de alto rango, perdieron la vida", según un comunicado de su oficina.

El papa Benedicto XVI declaró que había recibido "con un profundo dolor" la noticia de la muerte "trágica" del presidente polaco.

También el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, manifestó las condolencias de su país al primer ministro polaco Donald Tusk.

"Según la información confirmada, había 97 personas a bordo del Tu-154 que se estrelló cerca de Smolensk, incluidos 88 miembros de la delegación polaca", declaró el portavoz del ministerio ruso de Situaciones de Emergencia a la agencia de noticias Interfax.

"No hay supervivientes en la catástrofe", afirmó el gobernador de la región de Smolensk, Serguei Antufiev, a la televisión Vesti-24. Lo confirmó la delegación regional del ministerio del Interior.
Publicar un comentario