miércoles, 28 de abril de 2010

Nueva visión de la singular personalidad de Van Gogh


LONDRES, Agencias – Edición ProtestanteDigital.com

Hasta el 18 de abril estuvo habilitada en Londres una exposición de la Royal Academy sobre Van Gogh, que muestra una nueva visión de la singular personalidad del artista a través de sus documentos más personales.¿Realmente le alcanzó la locura o simplemente tenía momentos de pincelada frenética que lo abstraían de la realidad? Esta pregunta tiene su respuesta en la exposición The Real Van Gogh, donde a través de sus cartas y sus documentos se presentó a un artista perseverante y sistemático, lejos del pintor desequilibrado al que han ido dando forma las novelas y en el cine. Un creador de personalidad concienzuda y meticulosa, teñida de un hambre inmensa de cultura y una voracidad lectora.

La exposición no trataba de negar los brotes de locura que pudiera tener durante su creación artística, sino de colocar en su justo punto los mismos, como simples arrebatos esporádicos y no un factor determinante de su genialidad.

La muestra de la Royal Academy descubrió a un Van Gogh con muchas caras: está el tipo campechano que bebe en la taberna con el cartero de Arlés; pero también está el intelectual que lee la Biblia y reflexiona sobre metafísica. También aparecía como el amigo de Gauguin y de Seurat, y el hombre que estaba totalmente deslumbrado por los paisajes bañados por la luz abrasadora del sur de Francia.

Para lograr aportar esta nueva visión de Van Gogh, la muestra circulaba alrededor de las cartas del artista, publicadas por su viuda en 1914. Entre las cuarenta expuestas figuran las dos que escribió el artista a su hermano Theo en la víspera de su suicidio y otra desoladora que llevaba encima cuando se quitó la vida. Junto a ellas 30 dibujos y 65 pinturas, la mayoría procedentes del museo del artista en Ámsterdam y algunas otros procedentes de la National Gallery y del MOMA.
Publicar un comentario