miércoles, 3 de marzo de 2010

¿Tienes mal aliento?


En medicina, y cada vez más en las conversaciones habituales no científicas, hablamos de halitosis para referirnos al olor desagradable que una persona desprende por la boca, proceda o no de dicha cavidad.

Se estima que lo presentan entre un 50 y un 65% de las personas sanas, en especial, al levantarse. Socialmente incómodo y mal visto, tiene sin embargo remedio en la mayoría de las ocasiones.

Entre las causas, sin duda, destacan las localizadas en la cavidad bucal (higiene bucal defectuosa, inflamación de las encías - gingivitis - y las enfermedades dentales, caries por ejemplo. Este grupo representa un 85 - 90% de las causas.

Pero no siempre la causa está en nuestra boca. Como podemos deducir, existe un 10 - 15% de casos en que el motivo de la halitosis es otro. Entre las enfermedades que pueden generar mal aliento destacan, por su importancia, las insuficiencias hepática, renal, y las descompensaciones en personas diabéticas. Pero hay más causas de mal aliento "extra orales".

Por lo tanto, y según lo visto, se hace imprescindible saber si nuestro mal aliento procede de la boca o está indicando algo que no funciona a nivel general.

¿Y cómo podemos diferenciar la halitosis localizada en la boca de aquella que afecta a todo el organismo? Mediante una maniobra bastante sencilla. Hemos de hacer cerrar al paciente los labios y expulsar el aire fuertemente por la nariz. Si se detecta mal olor, probablemente la causa haya que buscarla fuera de la cavidad oral. Podemos saber si el origen es uno u otro.

Evidentemente, en caso de duda, el sanitario que nos atiende puede solicitar alguna exploración complementaria (analítica, radiografía de senos paranasales…) que le ayude en su orientación diagnóstica.

Y, finalmente, hay diferentes medidas para combatir el mal aliento, si las seguimos es casi seguro que eliminamos dicho hedor. De no ser así será necesario la visita al especialista.
Fuente:yahoo noticias.
Publicar un comentario