lunes, 8 de marzo de 2010

Presos vuelven tarde al penal y no los dejan entrar

Ocurrió en San Juan, los cinco internos se demoraron en volver y les cerraron la puerta con llave dejándolos afuera. Los "damnificados" hicieron una denuncia policial.

El hecho, a simple vista, representó para algunos abogados en Tribunales como un relato extraído de la narrativa impregnada de absurdo e ironía del famoso escritor alemán Franz Kafka: los presos que volvieron por su propia cuenta a meterse en la cárcel pero allí no los dejaron entrar. Mirado con la lupa de la rigurosidad técnico-legal, el asunto ya se toma como cosa seria porque fueron cinco los internos que se arrimaron a la comisaría más próxima para dejar constancia que en el Servicio Penitenciario no los dejaron entrar porque tuvieron una tardanza de entre 7 y 10 minutos, dijeron fuentes judiciales.

Tan serio es el asunto que la jueza de Ejecución Penal, Margarita Camus, fue el jueves hasta la comisaría a confirmar si era cierto lo que le dijeron los internos (sacó fotocopias del libro de exposiciones) y ayer pidió explicaciones por escrito al interventor del Servicio Penitenciario Provincial, comisario general (RE) Enrique Gil Pérez. Este diario intentó conocer también la versión de las autoridades penitenciarias pero desde allí dijeron que no los podían atender.

Todo pasó en la noche del martes último . Ese día tres presos con salidas transitorias (se otorgan para estrechar vínculos familiares) y otros dos con régimen de semilibertad (salen para trabajar), aseguraron que se presentaron entre las 21,07 y las 21,10 en la puerta de la cárcel en avenida Benavides, en Chimbas, y allí no los dejaron entrar porque habían llegado tarde: según el régimen, el reingreso es las 21.

La versión de los presos es que para no ver manchado su régimen disciplinario y ver peligrar sus futuras salidas, se vieron obligados a concurrir a la comisaría más cercana, la 30ta. de Rivadavia, y allí dejaron expuesto el problema antes de volver a otros lugares a pasar la noche, precisaron las fuentes.

Recién al otro día, el miércoles, fueron recibidos en la cárcel, en la mañana algunos y otros por la noche, dijeron las fuentes.

Pero entonces el caso llegó al Juzgado de Ejecución donde el episodio no fue visto como algo normal, porque entienden que la función del servicio penitenciario es dejar ingresar al preso, dejar constancia de su tardanza o alguna otra irregularidad e informarla luego al juez ya que -aseguró la magistrado- los penitenciarios no tienen atribuciones para revocar o suspender salidas ya que su deber primordial es la custodia de los internos.

El problema no es nuevo. En un pasado reciente ese tipo de polémicas entre presos y penitenciarios había llevado al ex director de la cárcel, Abenamar Avila, a poner cámaras de video para registrar con precisión el horario de ingreso de los presos.

Ahora, la juez tiene en sus manos fotocopias del libro de exposiciones de la comisaría, donde consta que los presos expusieron su problema a las 21,15 del martes. Si las explicaciones del interventor no satisfacen a la jueza, el caso podría generar un problema por el presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público, dijeron en Tribunales.

Fuente:Noticias Insólitas
Publicar un comentario