sábado, 27 de marzo de 2010

Muertes de soldados EEUU en Afganistán se elevan al doble

El número de efectivos estadounidenses muertos en Afganistán se ha incrementado casi al doble en los primeros tres meses del 2010, en comparación con el mismo periodo del año pasado, luego que Washington ha añadido miles de soldados adicionales para revertir el aumento de operaciones del Talibán. Seguir leyendo el arículo

Las bajas han sido acompañadas por un alza considerable en el número de heridos, a más del triple en los primeros tres meses del año. La tendencia continuaba, con base en los últimos datos disponibles de marzo.

Los oficiales estadounidenses han advertido que las bajas podrían subir incluso más, mientras el Pentágono completa su despliegue de 30.000 efectivos adicionales en Afganistán, y se concentra en operaciones en la provincia de Kandahar, bastión del Talibán, donde habría más combates en los próximos meses.

"Sin importar cuánto éxito tengamos en un día determinado, debemos prepararnos para jornadas más difíciles por venir", dijo el almirante Mike Mullen, presidente del Estado Mayor Conjunto, durante un informe emitido el mes pasado.

En total, 57 soldados estadounidenses murieron aquí durante los primeros dos meses del 2010, en comparación con 28 en enero y febrero del año pasado, un aumento de más del 100%, de acuerdo con cifras del Pentágono compiladas por The Associated Press. Al menos 20 efectivos estadounidenses han perecido en lo que va de marzo, un promedio de casi uno diario, en comparación con 13, el año pasado.

El alza constante en las muertes en combate ha generado menos reacción de la opinión pública estadounidense que el aumento durante el segundo y tercer trimestre del año pasado, que socavó el apoyo de los estadounidenses para la misión emprendida hace 8 años en Afganistán. Los combates suelen reducirse en Afganistán durante los meses de invierno e intensificarse en el verano.

Tras un verano marcado por las mayores tasas mensuales de mortalidad en lo que va de la guerra, el presidente Barack Obama enfrentó una dura oposición en su país a la decisión que tomó en diciembre, de aumentar el número de efectivos en Afganistán. Sólo aproximadamente la mitad de los estadounidenses apoyó la decisión.

Pero el apoyo a la forma en que Obama ha manejado la guerra desde entonces ha mejorado, pese al aumento en las bajas.

La encuesta más reciente de The Associated Press-GfK, realizada a principios de marzo, detectó que el 57% de los estadounidenses aprueba el manejo de la guerra en Afganistán, en comparación con 49% dos meses antes. La encuesta abarcó a 1.002 adultos en el país y tuvo un margen de error de más o menos 4,2 puntos porcentuales.
YAHOO NOTICIAS.
Publicar un comentario