miércoles, 3 de marzo de 2010

Insólito: Un niño de 10 años mata accidentalmente a su hermano de un disparo (El peligro de las armas de fuego)


Perú, mar, 3 (DiarioBuenaNueva).- Minutos después que Randy Reddick Jr. envió a sus dos hijos a su camioneta para que le trajeran el abrigo y el sombrero que había dejado en el asiento delantero, uno de los dos hermanos, entró en el apartamento gritando.

¡Le disparé a mi hermano! ¡Le disparé a mi hermano!”, gritaba el niño de 10 años el sábado. “No quise hacerlo”.

Reddick, de 31 años, dijo que bajó corriendo las escaleras de su apartamento en un tercer piso en Deerfield Beach, y encontró a su hijo mayor tirado en el suelo al lado de su camioneta negra Dodge.

Randy Reddick III, de 11 años, tenía el abrigo en la mano. Detrás de él, estaba el sombrero, lleno de sangre, como si lo tuviera puesto, dijo su padre.

En la camioneta estaba una pistola Glock calibre .40 que Reddick había dejado en la guantera del vehículo. El niño fue baleado en la cara.

“Me arrodillé para ver si todavía estaba vivo, pero había muerto”, dijo Reddick el domingo, frente a su apartamento en la cuadra 700 de la calle 41 del noreste. Miró con los ojos bañados en lágrimas a su camioneta, y a la mancha de sangre de su hijo, que quedó en el estacionamiento detrás del vehículo.

“Entonces, lo besé, lo cubrí con el abrigo, y empecé a rezar”.

Keyla Concepción, portavoz de la policía de Broward (BSO), dijo que el incidente parece haber sido accidental. El caso será referido a la fiscalía para que sea revisado, dijo la portavoz.

Reddick tenía permiso para portar escondida un arma, dijo la policía.

Casi siempre, dijo Reddick, lleva el arma en una funda debajo de la camisa, en esta ocasión, sin embargo, la había sacado de la funda y guardado en la guantera cuando se detuvo en el correo de Oakland Park para recoger su correspondencia. Las armas de fuego están prohibidas en propiedades federales.

“Eran muy unidos. Eran hermanos”, dijo Reddick al hablar de sus hijos.

The Sun Sentinel no quiso mencionar el nombre del hermano más pequeño debido a su edad.

Reddick dijo que escuchó un informe noticioso el sábado por la noche donde se decía que fue poco cuidadoso con el arma.

“No hay nada más lejos de la verdad que esa noticia”, dijo. “Fue simplemente un accidente”.

Reddick identificó a la madre de los muchachos como Latavia Green, de Fort Lauderdale. El domingo, la mujer no pudo ser localizada para conocer sus comentarios.
Publicar un comentario