miércoles, 24 de febrero de 2010

Tiger Woods saca a la luz la adicción al sexo


NUEVA YORK, El Mundo. Edición ACPress.net
La confesión del golfista Tiger Woods de que está en tratamiento tras haber mantenido diversas relaciones extra matrimoniales han llevado la atención al problema de la «adicción al sexo», una enfermedad que algunos expertos dicen que está siendo cada vez más común y que afecta a cada vez más personas.

Sin embargo no hay unanimidad de criterio entre los expertos sobre su diagnóstico y tratamiento. En primer lugar, porque se trata de un concepto controvertido, que no está reconocido actualmente como diagnóstico oficial en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación de Psiquiatría Estadounidense, considerada la palabra definitiva en los trastornos psicológicos.

El doctor Dan Zucker de la Universidad de Toronto, que dirige un grupo de trabajo encargado de la próxima edición del manual, dijo que esperaba que «el desorden de la hipersexualidad» fuera incluido.

«Ciertamente, muchos médicos creen que hay un fenómeno clínico para las personas que experimentan una fuerte angustia o que se meten en problemas al tener demasiadas relaciones sexuales», dijo Zucker. «Cualquier tema sobre el sexo o en el domino del género es controvertido. Todo el mundo tiene una opinión sobre el sexo. Estas cuestiones plantean la frontera entre lo que es normal y lo que no lo es, y dónde trazas la línea», añadió.

CLÍNICAS ESPECIALIZADAS
Una serie de clínicas - entre ellas una de Mississippi, donde se ha dicho que Woods está recibiendo tratamiento - han surgido para tratar la adicción al sexo.

Entre las personas sometidas a este tratamiento se incluyen famosos como el actor David Duchovny, protagonista de la serie «Californication». El canal de televisión por cable VH1 publicó recientemente una serie, «Sex Rehab With Dr. Drew (Rehabilitación sexual con el Doctor Drew)», que hablaba de los famosos bajo tratamiento para la adicción al sexo.

Algunos psicólogos se opusieron a conceder el reconocimiento de diagnóstico a la «adición al sexo», descrita como un hábito u obligación, similar a la de los juegos de azar, y no como una adicción que tiene un impacto directo en la química del cerebro.

«La adicción al sexo por sí misma no es un diagnóstico actualmente en uso», dijo Craig Fabrikant, un psicólogo del centro médico de la Universidad Hackensack de Nueva Jersey. «Es como una gran cantidad de comportamientos que podrían ser descritos mejor como rasgos obsesivo-compulsivos», añadió. «¿La gente que tiene una relación de amor está obsesionada con el sexo? ¿El sexo con amor es un signo de adicción? Si te sientes bien, hazlo», añadió Fabrikant.

«Un adúltero crónico, que se ve atrapado puede esconderse detrás del término de adicto al sexo», manifestó Fabrikant. Sin embargo, tratar a alguien que tiene numerosas parejas sexuales podría ser algo similar a tratar a un adicto a las drogas, prescribiendo medicación para calmar la ansiedad y terapias de conversación para aprender técnicas para controlar los impulsos, añadió Fabrikant.
Publicar un comentario