martes, 16 de febrero de 2010

- Las teorías apocalípticas de 2012 disparan la demanda de búnkeres en España

BARCELONA, 16/02/2010 La Vanguardia – Edición ACPress.net
En España surgen grupos de supervivencia que se preparan para la llegada de un cambio planetario con entrenamiento específico y zonas de refugio común. Más de un millón de páginas de Internet hablan de la profecía maya que parece situar el 21 de diciembre de 2012 como el día del fin del mundo. Es preocupante la dinámica de miedo que pueden generar las comunidades apocalípticas, así como que sus miembros sufran aislamiento, dependencia al grupo y pérdida del referente de la realidad.

“Nadie conoce el día ni la hora”, dijo Jesús. Sin embargo, desde tiempos inmemorables los hombres intentan fijar una fecha precisa para el fin del mundo. Más de una vez hubo “profetas” que anunciaron la llegada del Apocalipsis y hasta surgieron líderes que llevaron al suicidio a sus grupos ante la inminencia del cataclismo final. La última teoría en boga es la del calendario Maya. Al parecer, esa antigua civilización habría aportado datos que determinan que el próximo reto a superar será el 21 de diciembre de 2012.

En España, diversos grupos influenciados por esta teoría han empezado a tomar medidas prácticas para protegerse del hipotético y cercano fin del mundo. El Grupo de Supervivencia de España 2012 (G.S.E 2012 ) es uno de ellos. Previsoramente, sus miembros están construyendo un refugio atómico colectivo en algún lugar de la sierra madrileña que no quieren desvelar. Pero no son los únicos, tanto a nivel colectivo como individual ya han surgido otras iniciativas similares.

"La demanda de búnkeres ha aumentado un 20% ", afirma Antonio Alcahud, ingeniero nuclear que hace más de 30 años se dedica a la construcción de refugios atómicos. "La predicción maya junto a las posibles catástrofes climáticas y el cambio de la polaridad de la Tierra han reactivado el interés por los búnkeres”, añade.

UN LUGAR SEGURO BAJO TIERRA
En Internet pueden encontrarse más de un millón de páginas que hablan de la profecía maya según la cual el 21 de diciembre de 2012 sería el día del fin del mundo. Esta teoría también ha llenado miles de páginas de literatura y documentales televisivos. Y últimamente se ha popularizado con la película de Roland Emmerich “2012”, una cinta apocalíptica muy impregnada de la mentalidad norteamericana.

Jonathan Bosque, impulsor de G.S.E 2012, explica que dio casualmente con la fecha del 2012 por Internet, empezó a investigar. “Me puse en contacto con Patrick Geryl, autor del libro El cataclismo mundial del 2012. Trabajé en su grupo de supervivencia, que está preparando su búnker en Sierra Nevada y yo me monté mi propio grupo", relata. "Somos ya 165 personas, 50 de las cuales formamos parte del proyecto del búnker, que dispone de 50 plazas. Queríamos construir uno para 400 personas, pero el tiempo apremia y decidimos hacer un primer refugio, que estará listo en seis meses".

"Alrededor del búnker construiremos una ecoaldea para orientar el proyecto hacia el medioambiente, de esta manera la gente no pensará que somos unos freakies que se preparan para el fin del mundo", explica. Y no solo han pensado en guardar las apariencias, sino que con honestidad declaran sus intenciones: "Iremos a vivir allí unas semanas o meses antes de la fecha y si vemos que la cosa se pone fea, entraremos en el búnker, donde tendremos autonomía para dos o tres meses".

COSTOS Y UBICACIÓN
Cada persona interviniente en este proyecto “salvavidas” ha abonado 200 euros por el terreno. La inversión total será de 2.400 euros por cabeza, según comenta Bosque. "Los refugios colectivos suelen ser más baratos porque se reparten los costes, de 1.000 a 2.000 euros por persona", explica Alcahud. "Si son unifamiliares, en un chalet para 25 personas, puede costar unos 44.000 euros; si es para 55 personas, 55.000 euros".

La mayor parte de refugios se encuentran en las áreas de Madrid y Barcelona, según Alcahud, aunque ahora se está valorando especialmente la zona de Huesca. "Estamos haciendo varios en esta región, ya que goza de altura, sin ser muy montañosa, con lo que no hay riesgos de desplazamientos de terreno, el subsuelo es rico en agua y hay terrenos agrícolas, lo que es muy útil para el plan de supervivencia de estos grupos", especifica. En Catalunya, el ingeniero nuclear aconseja construir búnkeres en la Panadella. "Es una altiplanicie bien comunicada, no muy cara, con buen clima y con bosques, lo que también es oportuno para la supervivencia".

"Cada uno en el grupo tiene su teoría", argumenta Bosque. "Esta fecha es para empezar a hacer las cosas de otra manera", y añade que "la Nasa ha advertido que en el 2012 se producirán las mayores tormentas solares y tenemos que tener en cuenta que el terremoto de Haití sucedió dos días después de una llamarada solar".

MANIPULACIÓN Y AISLAMIENTO
¿A dónde puede llevar esta historia? Miguel Perlado, psicoterapeuta especialista en sectas y otras dinámicas de manipulación psicológica, duda de la naturaleza de este tipo de grupos. "No podemos catalogar el G.S.E 2012 de secta destructiva, pero sí es un grupo medio apocalíptico, plantea una contrarreloj y hay un riesgo de manipulación". Es preocupante “la dinámica de miedo que pueden generar y que sus miembros sufran aislamiento, dependencia al grupo y pérdida del referente de la realidad", añade.

Perlado ha estudiado el fenómeno y no se le escapa que el fin del mundo es un recurso bastante explotado. “También hablan de un cambio de conciencia planetaria, que no deja de ser lo mismo, ya que, de una manera o de otra, conviene estar preparados, por lo que realizan entrenamientos y cursos de supervivencia que mezclan con prácticas new age como meditaciones o ruedas de luz y teorías científicas", explica.

"Cuando pase la fecha y vean que no ha ocurrido nada, justificarán su acción diciendo que ya están preparados para la siguiente ocasión, lo que no deja de ser una contradicción en su discurso", explica Perlado. "Este tipo de grupos gira en torno a un personaje y también suele haber dinero de entre medio", apunta.

Además de los grupos que se preparan para estar bajo tierra en diciembre del 2012, hay otros que prefieren agruparse en la superficie terrestre. "Son sobre todo grupos de vertiente ufológica y están buscando pueblos abandonados de España para construir su comunidad", comenta Perlado. Para seleccionar los lugares, estos grupos tienen en cuenta que las localidades se encuentren en zonas aptas energéticamente y en coordenadas concretas. "También vivirán juntos cuando llegue el momento, lo que generará una dinámica endogámica que se irá retroalimentando", añade el psicoterapeuta.
Publicar un comentario