jueves, 14 de enero de 2010

REFLEXION PARA HOY ( DIA 34)


"Y NO SOLO ESTO, SINO QUE TAMBIÉN NOS GLORIAMOS EN LAS TRIBULACIONES, SABIENDO QUE LA TRIBULACIÓN PRODUCE PACIENCIA; Y LA PACIENCIA PRUEBA, Y LA PRUEBA, ESPERANZA"
ROMANOS 5:3-4


Al observar los pasados juegos olimpicos de Sidney, Australia, mi amigo Jim vino a mi mente. El fue un decatleta en los olimpicos del 88, desempeñandose bien pero sin ganar una medalla. En una ocasión le pregunte a Jim como había entrenado para los olimpicos y estuve muy sorprendido por su respuesta. Me describió unos entrenamientos bien rigurosos temprano en la mañana que lo dejaban físicamente exhausto que apenas podía moverse. Habló acerca de entrenamientos casi eternos en la sala de pesas. Me contó como castigaba su cuerpo una y otra vez mientras continuamente usaba su resistencia, fortaleza y vigor personal. Sacudí mi cabeza, "suena como brutal ese enfrenamiento", le comente. Me respondió con una sonrisa, "sin dolor no hay ganancia".

Y lo mismo sucede con los cristianos mientras busquemos forjar el caracter de Cristo. El vivir una vida sin desafíos, llena de placeres y fácil no nos va a permitir desarrollar los músculos espirituales y morales. Con frecuencia, son las contrariedades, tribulaciones de la vida lo que causara que desarrollemos perseverancia que ultimamente nos guiara al carácter divino. Esquilo escribió,
" Día tras día, hora tras hora, el dolor gotea sobre el corazón contra nuestra voluntad y a pesar de nosotros mismos, viene la sabiduría maravillosa de Dios;
Cuanto mas los cristianos deberían entender esta verdad en lo que respecta al crecimiento espiritual, "sin dolor no hay ganancia".Jesús lo supo. Hebreos 5;8 dice,
"aunque hijo, aprendió la obediencia por lo que sufrió" y si eso se aplico al Hijo de Dios, ¿No deberia entonces aplicarse a nosotros tambien?

Sugerencia para este día:

Identifica las luchas por las que estas pasando. Luego considera que características del carácter podrían desarrollarse mientras superas estas dificultades con la ayuda de Dios. Luego agradece le a Dios por cuidarte tanto que permite que las circunstancias moldeen tu carácter para que seas mas como Jesús. Recuerda: "Sin dolor no hay ganancia".

ORACIÓN:

Gracias Señor porque tú me estás perfeccionando, gracias por poner tu mirada en mí,
completa tu obra, en el nombre poderoso de Jesús. Amen, Amen.
Publicar un comentario