miércoles, 13 de enero de 2010

Preocupación en Ecuador por súbito incremento de actividad volcán Tungurahua


Las autoridades ecuatorianas reaccionaron hoy con preocupación ante el súbito incremento de la actividad eruptiva del volcán Tungurahua, que desde finales de diciembre pasado ha visto subir su fuerza de forma constante.

La Secretaría Nacional de Gestión de Riesgo informó de que ha emprendido un plan para evaluar la afectación de varias regiones en las provincias de Tungurahua y Chimborazo, en el centro de los Andes ecuatorianos, por la caída de ceniza que emana el volcán.

Tras una reunión con autoridades de las dos jurisdicciones, María del Pilar Cornejo, secretaria de Gestión de Riesgo, informó de que se estudia el impacto causado por la ceniza, sobre todo en los sectores de la agricultura y la ganadería.

Cornejo indicó que se reactivarán los planes de contingencia y que, de acuerdo con las evaluaciones y condiciones, se podría agilizar la asistencia de recursos a las poblaciones afectadas.

De su lado, el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, que vigila permanente al volcán Tungurahua, informó de que su actividad se ha incrementado, sobre todo en las últimas 24 horas, con un mayor número de explosiones, algunas de ellas escuchadas a 30 kilómetros de distancia.

También son más importantes las frecuentes bocanadas de gas y ceniza, en forma de nubes, que han llegado hasta unos tres kilómetros de altura desde el cráter y que, por efecto del viento, se han dirigido hacia el oeste y suroeste.

Sismos contantes y fuentes de lava en el cráter también son parte de las condiciones actuales del Tungurahua, que emite constantemente ruidos, como bramidos, que han podido escucharse en Riobamba, la capital de la provincia de Chimborazo, situada a más de 30 kilómetros del volcán.

Mediciones efectuadas por el IG cifran en 7.500 toneladas las exhalaciones de dióxido de azufre (SO2) del volcán en las últimas horas, cuando en días precedentes el volumen no superaba las 200 toneladas diarias.

El IG asegura que la actividad del volcán presenta un "crecimiento sostenido" y en cuanto a la sísmica ha registrado seis temblores leves, de "largo periodo", relacionados con el movimiento de fluidos en el interior de la montaña.

Asimismo, el último informe del IG advierte de 16 episodios de tremor o temblores constantes, por las frecuentes emanaciones de vapor de agua y ceniza, así como 18 explosiones de intensidad moderada, con la expulsión de material incandescente y fuentes de lava.

Además, ha recibido reportes de caída moderada de ceniza en las zonas de El Manzano, Choglontus, Pillate, Bilbao y Juive, en las cercanías del volcán.

El Tungurahua, de 5.016 metros de altitud y situado a 135 kilómetros al sur de Quito, inició su actual proceso eruptivo en 1999 y, desde entonces, ha intercalado periodos de gran actividad con lapsos de relativa calma.
Publicar un comentario