lunes, 25 de enero de 2010

Ex presidente de Guatemala fue acusado formalmente por lavado de dinero en EE.UU.


Las autoridades estadounidenses acusaron formalmente al ex presidente guatemalteco Alfonso Portillo, cuyo paradero se desconoce, de un delito de lavado de dinero que podría conllevar una pena de hasta 20 años de prisión.

La Fiscalía federal en Manhattan anunció a través de un comunicado que Portillo, que ocupó la Presidencia del país centroamericano entre 2000 y 2004, está acusado de "conspirar para blanquear varios millones de dólares que desfalcó del Gobierno de Guatemala mediante cuentas bancarias ubicadas en Estados Unidos y Europa".

"Se acusa a Alfonso Portillo de convertir la oficina de la Presidencia de Guatemala en su cajero automático personal", explicó el fiscal Preet Bharara, quien destacó, asimismo, que el ex presidente traicionó "la confianza del pueblo de su nación" con la ejecución de varios sistemas con los que malversó millones de dólares.

Según la Fiscalía, si se halla culpable a Portillo de los delitos que se le imputan, el ex mandatario podría enfrentarse a una condena máxima de 20 años de prisión, así como al pago de una multa que podría alcanzar el doble del valor de los fondos relacionados con las transacciones investigadas.

Portillo fue declarado este lunes prófugo de la Justicia guatemalteca por el fiscal general de ese país, Amilcar Velásquez, después de que fracasaran los cinco operativos llevados a cabo por las fuerzas de seguridad y de la CICIG para capturarlo a petición de las autoridades estadounidenses.

Los cargos | subir
El ex presidente se apoderó, según la acusación, de dinero público "al menos de tres maneras distintas" a partir del año 2000, cuando inició sus acciones fraudulentas aprovechando donaciones de la embajada de Taiwán en Guatemala, que ascendieron a 2,5 millones de dólares y que debían destinarse a la compra de libros para las bibliotecas escolares del país.

La Fiscalía considera que Portillo, sin embargo, ingresó el dinero en una cuenta bancaria en Miami (Florida, EE.UU.), desde donde, mediante diversas transacciones bancarias, desvió al menos un millón de dólares a cuentas del banco español BBVA en París a nombre de su ex esposa y de su hija.

El ex mandatario también se apoderó, según las autoridades estadounidenses, de unos 3,9 millones de dólares del Ministerio de Defensa guatemalteco en 2001, un dinero que ordenó ingresar en la entidad Crédito Hipotecario Nacional (CHN) y desde donde se destinó, gracias a la colaboración de otras personas, a financiar la compra de un terreno, entre otros bienes.

Según la acusación, ese dinero también sirvió para "disimular un préstamo a otro colaborador" y para emitir cheques destinados a una compañía controlada por otro socio del ex presidente, que más tarde transfería el dinero en cuestión a las cuentas de Miami y, después, a las del BBVA.

Entre 2000 y 2003, Portillo también se habría apropiado de reservas del CHN mediante transferencias a cuentas que pertenecían a colaboradores del ex presidente, con las que compró valiosos objetos, como "relojes y automóviles", para él y para sus socios.

Mediante ese sistema, el ex mandatario también ayudó a evitar la quiebra del Banco Promotor y el Banco Metropolitano, dos entidades financieras que, según la Fiscalía, pertenecían "un socio y seguidor político de Portillo".
Publicar un comentario