miércoles, 16 de diciembre de 2009

Resveratrol del vino y la uva bloquea el cáncer y la inflamación


Antiinflamatorio, antioxidante y anticancerígeno, el resveratrol se nos presenta como uno de los más atractivos ingredientes de las nueces y uvas que además tiene la virtud de pasar y concentrarse en los mostos y vinos posteriores a la fermentación.

El descubrimiento de sus propiedades casi milagrosas ha despertado gran interés en la comunidad científica que aún no ha encontrado todas las respuestas pero que ya se atreve a pronosticar al resveratrol un futuro prometedor para prevenir o tratar trastornos metabólicos como pueden ser la diabetes tipo II —asociada a la edad—, la progresión del Alzheimer y el cáncer colorrectal.

Antiinflamatorio, antioxidante y anticancerígeno, el resveratrol se nos presenta como uno de los más atractivos ingredientes de las nueces y uvas que además tiene la virtud de pasar y concentrarse en los mostos y vinos posteriores a la fermentación.

El descubrimiento de sus propiedades casi milagrosas ha despertado gran interés en la comunidad científica que aún no ha encontrado todas las respuestas pero que ya se atreve a pronosticar al resveratrol un futuro prometedor para prevenir o tratar trastornos metabólicos como pueden ser la diabetes tipo II —asociada a la edad—, la progresión del Alzheimer y el cáncer colorrectal.

Resveratrol del vino y la uva bloquea el cáncer y la inflamación
Resveratrol en nueces, uvas y vinos

Quizás la virtud proviene de su origen mismo que es proteger a la planta donde se hospeda de los parásitos, pero paradójicamente la fumigación en plantaciones de nueces y uvas reduce los niveles de resveratrol en los frutos y por tanto en el vino resultante de la fermentación y maceración de las semillas.

Según estudios certificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el resveratrol reduce en un 40 por ciento el riesgo cardiovascular, es más eficaz que la vitamina E., y actúa contra muchas formas de radicales libres para impedir la oxidación de las lipoproteínas. Además inhibe la agregación de las plaquetas sanguíneas bloqueando la acción de la trombina, favorece la producción de óxido nítrico que relaja y dilata las arterias, reduce los niveles de triglicéridos y de colesterol en la sangre así como uno de los detonantes de la hipertensión.

Un artículo publicado por la revista Science asegura también que el resveratrol bloquea la proliferación de las células cancerosas durante su desarrollo.

Maravillas aparte, el componente de extraño nombre y múltiples cualidades se encuentra en cantidades variables en el vino tinto, desde 0,2 hasta 5,8 miligramos por botella, insuficiente, según los últimos estudios, para justificar su ingesta por motivos de salud, un ser humano requeriría entre 750 y mil 500 botellas de vino tinto diarias para alcanzar los niveles de resveratrol que necesita para tratar, por ejemplo, la obesidad.

Preferible entonces renunciar al placer del paladar, y aceptar la píldora que ya se encuentra en el mercado bajo el nombre de SRT501. Ella contiene 20 miligramos de resveratrol natural y nos garantiza quedar libres de resaca.
Publicar un comentario