lunes, 28 de diciembre de 2009

REFLEXION PARA HOY (DIA 33)


"Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo". Filipenses 1:6

Hemos estado hablando acerca de la necesidad de persistir en nuestra fe, pero este versículo toma un giro inusual y confortante a la vez: !DIOS es persistente con nosotros!

Piensa en ello de esta manera: ¿ hubo alguna vez una época en tu vida donde no te estabas comportando bien y luego se acerco el día de tu cumpleaños? abriste una tarjeta de tus abuelos, que te aman mucho y de allí cayó un cheque un gran cheque de acuedo a tu perspectiva. Sabias que el dinero era tuyo aun cuando no hiciste nada para< merecerlo. Lon endosaste y lo consignaste en el banco, confiando en que tuviera fondos y estuviera seguro. Pero la transacción no se completaria hasta el día en que tuvieras el placer de gastarlo de acuerdo al deseo de tu corazón esa nueva bicicleta o guante de béisbol.

Así sucede cuando recibes el don de la gracia de Dios. No hicimos nada para merecer su perdón pero el nos lo ofreció de su sobreabundante amor. Y el momento en que lo recibimos por fe, supimos que era nuestro por siempre. De allí en adelante fuimos completamente salvos.

Y aun asi la transacción no fue completa. Eso sucederá en "el día de Jescristo" cuando nos paremos delante de El. No debes sentir temor de ese día porque lo que Jesús inicio cuando nos salvo, prometió completarlo en el maravilloso día cuando abrirá las puertas del cielo y nos invitara a una eternidad con gozo, aventura y asombro en su perfecta presencia. Podemos tener confianza qué aunque resbalemos y tropecemos y cometamos errores al caminar la vida cristiana, Dios es persistente.
El promete que un día completará lo que ha iniciado desde el día en que le abriste tu corazón por primera vez.

Piensa en ese día, imagina te ser abrazado por Jesús y recibido en el cielo. Piensa en tres palabras que describirían como te sentirías en ese día. Y luego !agradecele a Dios por esta promesa tan increíble y consoladora!

ORACIÓN:
Amado SEÑOR, gracias porque perfeccionaras tu obra en mi, gracias por tus promesas, gracias porque veré tu rostro, en el nombre de Jesús. Amen.
Publicar un comentario