martes, 1 de diciembre de 2009

PREDICAR A TIEMPO Y A DESTIEMPO


AMADOS: cada día que pasa me doy cuenta de la necesidad imperiosa que tenemos de obedecer a nuestro Señor y Salvador Jesucristo en todos sus mandatos, estamos viviendo tiempos muy dificiles en los que el enemigo como león rugiente busca a quien devorar, asesinatos, robos, desastres naturales, crisis económica, crisis moral, parecería que estamos en un despeñadero, en arena movediza que cada día se hunde mas. Sin embargo, tenemos una promesa gloriosa en Cristo Jesús.

Es por ello que debemos llevar esa esperanza a un mundo que colapsa por la falta de Dios. Ayer recibí la triste noticia de que un compañero de universidad de mi hijo con apenas 23 años se cayó en el baño y murió. No estaba enfermo y no sabemos si conocía al Señor Jesús. Esto produjo un mi interior un dolor inmenso, porque las almas de nuestros semejantes deben dolernos si tenemos el mismo sentir que hubo en Cristo Jesús.

Estoy orando por esa madre que en este momento sufre intensamente la pérdida de su hijo para que el Señor en su misericorida alcance a esa familia.

"porque como un soplo son los días del hombre" .

Hermanos debemos vivir cada día agradando al Señor y haciendo lo que el nos manda, ejerciendo nuestro llamado y cumpliendo la gran comisión.

"Porque es necesario que todos nosotros comparescamos ante el tribunal de Cristo para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo" 2 Corintios 5:10
Publicar un comentario