sábado, 12 de diciembre de 2009

Los inventos y la tecnología que nos están negando

Algunos inventos tecnológicos y remedios médicos llevan ya tiempo disponibles para el ser humano. Sin embargo, no se utilizan y poderosas compañías multinacionales y farmacéuticas impiden su uso a nivel general con el único fin de no ver mermadas sus ganancias ni amenazados sus negocios.

En este post vamos a relatar algunos de los descubrimientos que las grandes corporaciones nos llevan años negando. Empecemos por todo un clásico: el vehículo eléctrico.

El auto eléctrico
El ser humano lleva más de un siglo esclavizado al petróleo, contaminando y destruyendo tanto la atmósfera del planeta como el suelo con combustibles fósiles. Era el combustible que sustituía al no menos contaminante carbón en su uso masivo, sin embargo no siempre fue así.

En los albores del siglo XX el petróleo pugnaba con el carbón y con la electricidad como el medio más popular para mover los vehículos que transportarían a las personas. En dicha batalla la electricidad era la energía que salía más beneficiada, y por las calles los modelos de automóviles y transporte eran eléctricos.

Sin embargo algo ocurrió para que la avanzada tecnología eléctrica cayera en desuso a favor del combustible fósil.

Cuestiones de negocio y mercado, más que de fiabilidad y robustez (los primeros autos a petroleo y gasolina no sólo eran sucios, sino que apenas podían recorrer unas pocas millas sin estropearse o sin tener que volver a ajustar el motor) fueron las que decidieron la balanza a favor de ese combustible. Una vez más, el interés monetario de unos pocos decidió el futuro de todos los demás.


Esquema de la planta motriz eléctrica de un Walker Dynamotive. Esta tecnología lleva más de un siglo entre nosotros, pero intereses monetarios impidió que llegara al ciudadano.


Es curioso que en el transporte de mercancías y viajeros por tren haya imperado, al contrario que en el transporte por carretera, la energía eléctrica. Actualmente las locomotoras sólo utilizan motores diesel para alimentar las baterías, pero el movimiento real a las ruedas lo proveen motores eléctricos.

Con la mayor sensibilización por parte de los gobiernos ante el cambio climático, se han intentado impulsar los automóviles propulsados con energías alternativas, principalmente, la eléctrica. Desde hace décadas llevan apareciendo en las exposiciones prototipos que en poco diferen de los primeros, salvo, básicamente, las baterías que usan.


Peugeot lanzará al mercado en el año 2011 vehículos híbridos eléctricos de algunos de sus modelos (como el 3008 HYbrid4 de la imagen), ¡más de un siglo después de que dicha tecnología ya estuviera disponible para su uso! (Imagen: Peugeot)


La tecnología estaba ahí, y muchos inventores y emprendedores desde principios de siglo han tenido que vérselas con todo tipo de estrategias que impedían su trabajo, principalmente por culpa de los grandes productores de petróleo, con influencia mundial y cuya economía nacional depende casi en exclusiva de los derivados del petróleo, reunidos en la poderosísima organización mundial OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). A esto hay que unir las multinacionales, con no menos poder tanto económico como de influencia.

Las ventajas de un automóvil eléctrico son innumerables, desde la menor necesidad de componentes hasta un mantenimiento más fácil y sencillo. Por eso no interesaba: un auto que no se estropee, que no requiera cada dos por tres la sustitución de piezas y caros líquidos, no es un auto rentable para las compañías, que necesitan siempre crear necesidades y vender más productos para conseguir aumentar sus dividendos.

Vacuna anti-caries

(Imagen: eli santana)


¿Qué ocurriría si, de repente, se presentara una vacuna que acabara con "la enfermedad más radical del primer mundo", es decir, la caries? Todos nos imaginamos la consecuencia: millones de clínicas de estética y dentales, que como hongos se reproducen en las grandes ciudades del primer mundo, cerrarían de golpe.

Una vacuna anti-caries lleva muchos años en investigación, y, realmente, ya es funcional. Pero a los grupos farmacéuticos no les interesa porque la venta de productos para el cuidado bucal y para las clínicas es inmensa. Demasiado pastel como para recortarlo de golpe.

Otro tanto ocurre con el flúor, un elemento que las industrias químicas tenían como deshecho. Dado su alto poder contaminante y tóxico, decidieron, según las últimas investigaciones llevadas a cabo por diferentes expertos, subvencionar supuestos estudios "científicos" para apoyar la teoría de que era beneficioso para los dientes. De esta forma, durante años se tuvo la creencia de sus efectos beneficiosos, y se encontraron de repente con que aquél producto que no sabían dónde esconder, ¡ahora lo vendían, obteniendo hasta beneficios por él!


Busca en las estanterías de tu supermercado: no encontrarás ni una sola marca sin flúor . (imagen: lobraumeister)


El flúor acabó siendo incorporado en pastas de dientes (no existe prácticamente ninguna pasta de dientes en el mercado que no sea fluorada), el agua de consumo y en productos de higiene como colutorios. Todo ello en pro de una creencia falsa de que el flúor es beneficioso para los dientes cuando, en realidad, ¡es todo lo contrario! E incluso es maligno para el ser humano, ya que es un producto químico altamente perjudicial.

Solamente mencionar algunas de las informaciones que intentan poner un poco de luz en el sucio asunto de los intereses de las compañías por el flúor:

"No puede mantenerse que la fluoración del agua de consumo comunitario sea segura [para la salud] ni efectiva en la reducción de la caries dental... por tanto, esta práctica debería ser abandonada". Richard Foulkes, 1992.

Tampoco existe NINGUNA "ingesta mínima recomendada" ni "cantidad óptima", dada la ALTÍSIMA toxicidad del flúor:

"El fúor es más tóxico que el plomo y sólo ligeramenete menos que el arsénico", Clinical Toxicology of Commercial Products - 1984

"Según lo veo, hay evidencia convincente de que la adición de fluoruro sódico al suministro de agua pública en proporción de una parte por millón es extremadamente perjudicial para el cuerpo humano", Judge Flaherty, The Arthritis Trust, 1994

"La fluoración del agua es el más grande caso de fraude científico promovido por el gobierno, soportado por los contribuyentes, ayudado e instigado por la American Dental Association (ADA) y AMA, en la historia del planeta", David Kennedy, Presidente de la Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología


Millones y millones de personas engañadas con los beneficios del flúor, cuando en realidad hace todo lo contrario de lo que creen. (imagen: Woodvines)


"El fluoruro sódico está registrado como veneno mata ratas y mata cucarachas. Ha sido un cotaminante protegido por mucho tiempo", William Hirzy, PhD President of the Union of Professional Employees of the EPA

"El fluoruro sódico es un producto químico muy tóxico, actuando como veneno para los encimas, irritante directo e inactivador del calcio... reacciona con el esmalte dental creciente y con los huesos produciéndoles irreversible daño", Granville Knight, MD president of the American Academy of Nutrition

"La fluoración es el más grande fraude jamás perpetrado y que ha sido perpetrado sobre más gente que ninguno otro", Albert Schatz, premio Nobel de Medicina por el descubrimiento de la estreptomicina.

"Más gente ha muerto en los últimos 30 años por cánceres relacionados con la fluoración que militares en todas las guerras de la historia de EEUU." Dean Burk, PhD National Cancer Institute

"La fluoración es el más grande caso de fraude científico de este siglo [XX] si no de todos los tiempos", EPA scientist, Dr. Robert Carton (Downey, 2 May 99)


El flúor es uno de los mayores engaños a los que se le ha sometido a la población mundial. (Imagen: didbygraham).


El flúor, al incorporarlo en pastas dentales y enjuagues, hace que el esmalte dental sea más débil y propenso a enfermedades y ataque de caries, con lo que las personas tienen que acudir más al dentista, y costear más operaciones de cuidados dentales y cirugías. Paradójicamente, ni los gobiernos ni las grandes empresas y corporaciones mueven ficha sobre ello, porque, al igual que la vacunación, es algo que influiría muy negativamente en las economías. Es decir: en el dinero.
Fuente:Parados
Publicar un comentario