sábado, 14 de noviembre de 2009

Últimos hallazgos contra el cáncer

Un chip que examina la evolución del cáncer de mama en pocos minutos o el análisis del ADN de células tumorales de un recién nacido para hallar cómo éstas son capaces de burlar el sistema inmunológico del ser humano. Estos son algunos de los nuevos descubrimientos que arrojan un poco de luz al misterio del cáncer. Gracias a los avances en biomedicina, biotecnología y bioquímica, se está cada día más cerca de hablar de esta patología como una enfermedad del siglo XX.

Chip para el cáncer de mama

En el tratamiento y superación del cáncer el tiempo es vital. Sin embargo, algunos métodos de detección resultan lentos y laboriosos. Es el caso de un tipo de cáncer de mama que está directamente relacionado con el nivel hormonal de la glándula mamaria y requiere tratamiento con inhibidores de secreción de estrógenos y progesterona (hormonas sexuales). Para evaluar la evolución de la paciente, es necesario conocer el nivel hormonal del tejido mamario con relativa frecuencia. Además, se requiere una extracción de cantidades importantes de tejido mamario -un procedimiento doloroso- y un análisis posterior en el laboratorio, una cuestión que prolonga aún más el diagnóstico.

Pero parece que la solución está cerca: un grupo de científicos de la Universidad de Toronto (Canadá) ha desarrollado un nuevo procedimiento para la detección del nivel de estrógenos durante el tratamiento contra el cáncer de mama, que permitirá a los oncólogos evaluar con mayor facilidad y rapidez la evolución del tumor. Los resultados del trabajo han sido publicados en la revista "Science Translational Medicine".

El nuevo sistema para la detección hormonal tiene el tamaño de una tarjeta de crédito y ofrece los resultados pocos minutos después de la extracción de una pequeña cantidad de tejido mamario. Su funcionamiento se basa en el análisis de una muestra mediante un proceso de purificación y separación de la parte hormonal. Para ello, se analiza de manera digital el movimiento de pequeñas muestras líquidas del tejido impulsadas por una corriente eléctrica.

Este proceso permite un análisis más rápido y fácil, de modo que el diagnóstico se agilizará y se podrán obtener muestras de tejido con más frecuencia. Eso implicará que el seguimiento del tratamiento sea mucho más preciso y, a su vez, más sencillo. Aaron Wheeler, bioingeniero y uno de los autores del trabajo, señala que la nueva tecnología es importante por dos motivos fundamentales: "En primer lugar, porque es compatible con muestras muy pequeñas, lo que permitirá sustituir los mecanismos de análisis convencionales, sean de tejidos o de fluidos. Pero además, porque es el primer dispositivo que permite trabajar con muestras sin tratar, lo que se traduce en un paso rápido entre la extracción del tejido y la obtención del resultado".

Noha Mousa, otra autora de la investigación, cree que el chip será muy útil en varios campos de la salud de la mujer. Ambos científicos comparten esperanza e ilusión y señalan que en unos cinco años podría estar disponible un producto basado en esta tecnología.
FUENTE:Periódico Digital.com
Publicar un comentario