sábado, 14 de noviembre de 2009

RD y Francia formalizan intercambios de presos


Los acusados de delitos podrán cumplir condena en pais de origen.

Por Servicios de Noticias
Diario DigitalRD.Com

SANTO DOMINGO, 13 DE NOVIEMBRE 2009.-Los gobiernos de República Dominicana y Francia firmaron un convenio para que las personas sentenciadas por la comisión de un delito en ambas naciones puedan cumplir condena en su país de origen.

El procurador general de la República Dominicana, doctor Radhamés Jiménez Peña, y el secretario de Estado encargado de cooperación y francojonia, Alain Joyandet, intercambian presentes tras la firma.

El procurador general de la República Dominicana, doctor Radhamés Jiménez Peña, y el secretario de Estado encargado de cooperación y francojonia, Alain Joyandet, intercambian presentes tras la firma.

El procurador general de la República Dominicana, doctor Radhamés Jiménez Peña, y el secretario de Estado encargado de cooperación y francojonia, Alain Joyandet, firmaron el convenio que se efectuó en el Palacio de Justicia del Centro de los Héroes.

El documento indica además, que el traslado puede ser rechazado si el Estado de condena considera que atenta contra su soberanía, seguridad u orden público, o si el imputado no cumple con el pago de gastos, multas, reparación de daños y perjuicios o condenas pecuniarias de cualquier índole impuestas en la sentencia.

Actualmente, en el país existen unos 19 reclusos de origen francés, y esa nación 35 dominicanos recluidos en sus penitenciarías.

El convenio aplica para los condenados que son nacionales del país donde serán trasladados, y si no existen otros procesos pendientes en la nación que lo condena. Además, que la pena por cumplir en el momento de recibir la solicitud de traslado sea por lo menos de seis meses, o si el condenado o su representante legal, por razones de su edad o estado físico, esté de acuerdo con el traslado.

Igualmente, señala, que los gastos de traslado se aplicarán al Estado que recibirá el imputado con excepción de los contraídos en la nación que condena, y la persona procesada cumplirá la pena impuesta según el orden jurídico de la nación donde es trasladada.

El convenio especifica además, que los documentos entregados por cualquiera de los dos Estados serán remitidos en la lengua de la nación que los envía, acompañado también de la correspondiente traducción al idioma del país receptor.
Publicar un comentario