miércoles, 25 de noviembre de 2009

HABLANDO DE VIOLENCIA


Por Isabel Franco
Hoy se conmemora el ¨Día Internacional de la No violencia contra la Mujer¨ y se realizan marchas, se publican reportajes, se sugieren medidas para disminuir o erradicar este mal, sin embargo debemos entender que la violencia como tal no podemos clasificarla de acuerdo a quien vaya dirigida sino que es un mal que hay que exterminar no importa hacia quien se dirija.

Ahora bien, como podemos hablar de violencia si la practicamos continuamente: somos violentos verbalmente usando epítetos y palabras deshonestas con nuestros semejantes, somos violentos en los hogares con la pareja y los hijos, nuestros hijos ven toda clase de basura en la tv. Y el internet, les compramos revólveres., ametralladoras, puñales, etc...

Este es un mal que ha penetrado hasta lo más profundo de nuestra sociedad porque se ha generado en los hogares a través del ejemplo, a través de la televisión, a través de la internet y en este sentido no se han tomado los correctivos para mejorar o eliminar esta situación.

Los gobiernos han hecho muy poco o nada al respecto porque no han entendido que fruto de este m al los crímenes y delitos aumentan desmesuradamente cada día. Las iglesias están jugando un rol de importancia en este aspecto porque al presentar les a Cristo como parte de sus vidas las personas han comenzado un proceso de regeneración recibiendo consejería, y los hogares de estas personas han mejorado notablemente.

Se hace necesario que el gobierno aporte recursos a programas de prevención tales como: Trabajos sociales para reformar a nuestros jóvenes, ayuda económica a las iglesias que no tienen presupuesto asignado para estos fines, inclusión de la Palabra de Dios en las escuelas, colegios y universidades como materia obligatoria, visto que la Palabra de Dios restaura, liberta, santifica, sana, sin embargo no se hace uso de ella ; trabajos con la familia que es donde se origina la formación del individuo.
El índice de crímenes registrados diariamente a nivel mundial muestra claramente que la mente está envenenada con el odio, la venganza, el dolor, la angustia, la desesperación y solamente cambiando el alimento que esta recibe se podrán cambiar estas actitudes negativas que engendran toda clase de males.

Es preocupante ver como nuestros jóvenes y niños son asesinos en potencia, porque como explicar que una adolescente intente matar a su profesora con veneno para poder pasillar explica un diario local, otro mata a un compañerito de clases con unas tijeras, otros se suicidan si ninguna explicación.

Es arduo el trabajo que los padres de familia debemos realizar en este sentido y debemos empezar ya con evitar todo tipo de violencia en nuestros hogares, con el ejemplo, las películas violentas, los muñequitos violentos, las armas de fuego, los juguetes alusivos a la violencia, solo así estaremos dando los primeros pasos y pasos seguros hacia un mundo con menos violencia.
Publicar un comentario en la entrada