viernes, 30 de octubre de 2009

REFLEXION PARA HOY (DIA 16)


"Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo."
1 PEDRO 5:6-7

Cada día enfrentamos la prueba de la grandeza (marque uno):

¿Se exalta usted mismo? ____
¿Se humilla usted mismo? ____

Exáltate y serás humillado. Humíllate y la promesa de Dios es que EL TE LEVANTARA.
A veces es puro orgullo lo que causa que nos exaltemos, pero el final de este versículo
nos lleva a la verdad que a veces nos causa nuestra ansiedad. Nos exaltamos porque creemos que no nos van a ver o que nos van a pasar por alto. Nuestros corazones ansiosos nos empujan para cumplir con nuestras agendas. Nota que el versículo dice que
Dios nos levantará "cuando fuere tiempo". !Mi problema es que no me gusta el tiempo de Dios! Así que con todo apuro me exalto para acelerar el horario de Dios.

Una de las evidencias de la humildad es la habilidad de aceptar el tiempo de Dios en
lugar del mío. Cuando hago eso estoy reconociendo que su sabiduría es mayor que la mía. Humildad es levantar la fortaleza y la sabiduría de Dios y no la tuya.

El resultado de la humildad genuina siempre es un enfoque mayor en Diosym, un enfoque mayor en Dios siempre "te levantará". Pastor Phillips Brooks (siglo 19).

ORACION:

SEÑOR DIOS, enséñame a mirar siempre tu grandeza, a confiar en tu poder y fidelidad, a no apoyarme en mi propia fuerza, gracias Señor, en el nombre de Jesús. Amén
Publicar un comentario